Pintas no le dan miedo a Eddy Gertrudis González

“Esos son unos muchachos fanáticos que están cegados por el gobierno. Yo siempre he dicho que no les tenemos miedo y siempre vamos hacia adelante. ¡Viva Nicaragua libre!@, dijo Eddy

pintas, preso político, eddy gertrudis gonzález, amenazas

Eddy Gertrudis González Padilla a pesar de haber estado injustamente preso ocho meses en La Modelo, sigue sonriendo. HOY / Mynor García

HOY / Carazo

Eddy Gertrudis González Padilla, excarcelado político del régimen, lo primero que vio al salir de su casa ubicada en el barrio Roberto López en Diriamba, el pasado miércoles fue una pinta que hicieron al frente de su casa que decía: “Plomo. Te estamos esperando Gertrudis Mierda”.

Él no duda que los responsables del mensaje de amenaza que había en la pared de una casa vecina, fueron los fanáticos orteguistas. Tampoco cree quienes hicieron las pintas, se hayan confundido de vivienda, porque cuando le otorgaron la convivencia familiar, el Ministerio de Gobernación (Migob), hizo público su dirección y no solo la de él, sino la de todos los reos políticos que han sido excarcelados.

“Esos son unos muchachos fanáticos que están cegados por el gobierno. Yo siempre he dicho que no les tenemos miedo y siempre vamos hacia adelante. ¡Viva Nicaragua libre! y no nos rendiremos hasta que nuestro país sea libre y democrático”, sostuvo González, quien es pareja del transgénero Kycha Cristelia López.

Eddy, está claro que el envío de ese mensaje es para generar miedo en quienes se oponen a Ortega, pero para él ese tipo de amenazas ya no tienen efecto, porque refiere que ya pasó por una peor situación.

“¿Por qué me están esperando? – si he estado en mi casa, ¿cuál es el miedo que le tienen al pueblo? a los puchitos o minúsculos a como dicen ellos, ¿no sé cuál es el miedo tratando de atemorizar a la población con ese tipo de mensajes?, cuestionó el diriambino.

Expuso que está rodeado de fanáticos orteguistas, quienes controlan su salida y visita de amistades, pero que tampoco eso lo intimida. “Sé que estamos con Dios y en todo momento digo la Sangre de Cristo, si hubiese tenido miedo no estaría en mi casa, me hubiese exiliado, pero aquí estoy en mi casa, saben dónde vivo y dónde me mantengo”, dijo.

Alegó que se mantendrá siempre firme denunciado las injusticias del gobierno y que si le toca entregar su vida por una causa justa, está dispuesto a hacerlo. Los bienes que le fueron quitados a él y a su pareja, asegura que ya no le interesan, porque aduce que con trabajo se recuperan.

Espera salida de su pareja

González, fue acusado por la Fiscalía de intento de homicidio a 29 policías, quema de la institución policial de Diriamba, portación ilegal de armas de fuego, obstrucción de la vía pública, tortura, terrorismo y financiamiento de terrorismo.

La sentencia que le fue impuesta fue de 75 años de prisión. Su caso está en apelación y los ocho de cada mes tiene que asistir a los tribunales de Managua a firmar. Lo que más desea en estos momentos es volver a ver su pareja Kycha Cristelia, quien cumple una condena de 45 años de prisión en La Modelo. A ella se le acusó de similares delitos.

Otros casas con mensajes de intimidación

La casa de un ciudadano del barrio La Libertad que se identificó con las iniciales de C.S.L, fue también marcada con mensajes intimidatorios. Él refiere que es militante sandinista y asegura que no cambiará de ideología, pero que tampoco eso no quiere decir que se convertirá en un cómplice más de la dictadura.

Sostuvo que ama a su familia y que no permitirá que le hagan daño. Su esposa y sus hijos, le han dado también el voto a Ortega, ahora todos ellos se arrepienten de haber apoyado al dictador durante mucho tiempo.

El hombre de 52 años, considera que la militancia sandinista está siendo cómplice de todos los atropellos, violaciones de derechos humanos y de actos de corrupción que se generan dentro y fuera del partido.

Sostuvo que a partir de las protestas cívicas que se generaron en abril de 2018 con las reformas al Seguro Social (Inss), su pensamiento cambió y que ahora aborrece a Ortega. “Cuando comienza la violación a los derechos humanos y que la Policía comienza a agredir a los ancianos, creo que el Frente Sandinista actuó mal y perdemos la credibilidad en el partido”, contó el afectado por las pintas.

Agregó que la masacre del 8 de julio, cuando se levantaron los tranques en la región, eso terminó de hundir más al partido y a Ortega. “Estamos con el Frente Sandinista, pero ahora no somos fieles a Daniel, eso de reprimir al pueblo no se puede. La orden que dio el comandante, fue una idea errónea, eso vino a agravar más la situación”, dijo.

El habitante del barrio La Libertad, considera que con el actuar de Ortega de no respetar la Constitución y de convertirse en un violador de derechos humanos, eso vino a defraudar a mucha gente que creía en él y que se redujera el número de votantes.

Con los mensajes de amenazas que recientemente fueron puestos en la pared de su casa, confiesa que no les genera miedo, pero agregó que tomarán sus propias medidas de seguridad, porque la gente que los asedia anda siempre armada. Hasta que no se cambie la imagen del partido, indicó el ciudadano no volverá a votar por el frente.

Solidaridad

Beranidia Navarrete, concejal por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), expuso que quienes realizan las pintas, deberían de tomar mucha prudencia, porque ese tipo de actos es sinónimo de violencia.

Destacó que esos mensajes no abonan en nada a las negociaciones que se están dando entre el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia. Con las personas afectadas, se solidarizó.

...

Notas Relacionadas