Leo Navarrete está en El Chipote

No atienden a la abogada de Leo Navarrete en El Chipote

Managua
“Esta era una solicitud de información sobre detención ilegal de Leo Navarrete, la que no me quisieron recibir los policías, porque ni eso, no recibieron el escrito. Esta es la tónica de todos los días: las detenciones irregulares, la falta de información, la negación del derecho a la defensa que tienen los privados de libertad… y esta es una constante. Esto lo vivimos a diario”, expresaba la abogada María Oviedo, litigante de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), al salir de la Dirección de Auxilio Judicial este miércoles antes de mediodía.

Oviedo, junto a dos familiares de Leo Navarrete, se dirigió al Chipote para saber detalles de la detención ilegal que sufrió el señor este martes en las inmediaciones de los juzgados de Managua.
Como era de esperarse, Navarrete está en las celdas de las nuevas instalaciones de Auxilio Judicial “bajo proceso investigativo”, según dijo la Policía a la hermana del reo político. Dicho sea de paso, fue a la única persona que quisieron responder algunas preguntas concretas. Pero a la doctora Oviedo la minimizaron en su labor.

La doctora María Oviedo, defensora de Leo Navarrete, expresó que la Policía no quiso recibir el documento legal donde ella solicitaba información sobre el estado de su defendido. HOY/ Roberto Fonseca

“Nos fue negada la información, como es la costumbre de la Policía, quienes manifestaron inclusive que no le brindan información a abogados, únicamente a familiares. De tal forma que la Policía está criminalizando el oficio de los abogados”, comenta Oviedo.

Ante esto, la litigante señala que el siguiente paso sería presentar el escrito de recurso de exhibición personal porque Navarrete está detenido ilegalmente, puesto que no fue presentada una orden de detención antes de llevárselo.

Esta es la tercera ocasión en que Leo Navarrete es detenido ilegalmente por la Policía. La primera ocasión fue en agosto del año pasado —según su hija menor—, mientras participaba de una protesta en Camino de Oriente.

Con la bandera en sus manos
María del Carmen Navarrete exigiendo que no se llevaran a su papá. HOY/ Alejandro Flores

Hasta hace unos días María del Carmen Navarrete era solo la hija abnegada que apoya incondicionalmente a su padre Leo Navarrete, un preso político. Pero tras presenciar el tercer secuestro de su progenitor a manos de sus verdugos (la Policía) no le tembló la mano para sacar su bandera azul y blanco, protestar delante de ellos, y convertirse en la viva voz de todo un pueblo.

Frente a las nuevas instalaciones de Auxilio Judicial “el Chipote”, esta jovencita que no llega ni a los 20 años de edad, dio un mensaje alentador para el pueblo que aún resiste la tiranía del Estado.

María Navarrete es una joven de 19 años que sufre a su corta edad por tener a su papá. HOY/ Roberto Fonseca

“Estamos con Dios, ya no permitamos asedio, no tengamos miedo, seamos fuertes, unámonos, que estos delincuentes no pueden contra nosotros. Esta Alianza no sé qué papel juega, si ellos deberían pedir la liberación de los presos sin ningún tipo de espera. Con asesinos no se negocia señores”, apuntaba María Navarrete.

La delicada salud de Leo Navarrete

Managua
Yaosca Reyes Centeno

Leo Navarrete tiene 52 años de edad, es padre de cinco hijos y es mecánico de profesión. Solía ser quien proveía alimentos a su hogar, pero desde agosto del 2018 vive un calvario por culpa del asedio policial.

En los años ochenta Navarrete fue a la guerra y tras eso quedó lisiado por unas fracturas que tuvo en ambos brazos. Hasta en la actualidad los dolores de esas fracturas lo agobian.

Su hija María del Carmen Navarrete asegura que la salud de su padre es muy delicada. Empezando por su condición de lisiado de guerra, pero a eso hay que agregar que hace un par de años fue arrollado por una camioneta y de milagro quedó vivo y contando el cuento.

El impacto del accidente quebró su pelvis y clavícula. Además dañó gravemente el diafragma, por lo que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente de emergencia, esto según María del Carmen. Las secuelas de ese accidente aún persisten y afectan varias partes de su cuerpo, además de algunos órganos internos que todavía resienten el trauma causado por el impacto de la camioneta.

“Luego de eso, el año pasado en una protesta los antimotines le dieron una paliza a mi papá que no fue jugando, lo dejaron amoratado y le inflamaron el oído, le afectaron el tímpano a tal punto que sufrió una fuerte infección y hasta el momento le sale pus por ambos oídos. Y también le dieron un fuerte golpe en su ojo derecho, que le ha ocasionado que esté perdiendo la vista en ese ojo… si yo les enseñara el historial médico de mi papá, se asustarían, yo por eso me preocupo, por su condición es delicada. Ellos creen que por ser grande y robusto mi papá aguanta todo, pero no, mi papá es una persona que hasta para caminar tiene problemas”, dice con mucha preocupación la jovencita de 19 años de edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas