Regresan las pintas de odio a Carazo

Hombres encapuchados y armados siembran el terror

Pintas, casas, pobladores, carazo, amenazas, presos

Paramilitares y turbas orteguistas amenazan al excarcelado político Eddy Gertrudis González Padilla. HOY / Mynor García

 

HOY / Carazo

Las pintas regresaron, porque al menos unas cinco viviendas ubicadas en el municipio de Diriamba amanecieron con pintas, en las que se leía: “¡Plomo te estamos esperando FSLN!” y “¡Aquí vive un golpista!”. Los dueños de las casas afectadas aseguraron que fueron paramilitares, turbas orteguistas y miembros de la Juventud Sandinista (JS), los que las hicieron.

Una joven habitante del barrio Roberto López, que pidió omitir su nombre, contó que como a eso de las 2:00 de la madrugada escuchó que afuera de su casa se estacionaron unos vehículos y que uno de los que andaba sonó un espray, lo cual le llamó la atención y decidió asomarse por una ventana que conduce a la calle.

“Por miedo no encendí la luz, me asomé por la venta y vi que eran muchos, eran cuatro motos y en cada una andaban dos personas, pero también andaban dos camionetas”, dijo la denunciante.

Aseguró que una de las camionetas la ha visto estacionada en la casa municipal del partido sandinista y que entre los que mancharon su casa, reconoció a dos miembros de la JS.

Al frente de la casa de la mujer vive el excarcelado político Eddy Gertrudis González Padilla, pareja del transgénero Richard Sebastián López o Kycha Cristelia López, quien aún sigue presa en La Modelo. Los mensajes de amenaza eran para él.

Otra afectada

La maestra de primaria Valentina Calero Molina, habitante del barrio Los Ángeles, fue otra de las perjudicadas. Su casa amaneció también con pintas de odio y amenaza. Ella y sus dos hijos participaron en las protestas de abril.

A las 11:30 de la noche del martes, ella se encontraba planificando sus clases, cuando escuchó que alguien pintaba su casa. Al intentar abrir la puerta que conduce a la calle, un hombre que portaba un fusil de AK -47 se lo impidió.

“El individuo me pegó en la puerta con el arma y arrancó un pedazo de madera, la marca del arma quedó también en la puerta”, dijo la docente, quien temió que le mataran a su hijo Andrés Mariano Valle Calero.

Entre lágrimas la educadora suplicó la ayuda de las Naciones Unidas. “Yo temo por mi vida y la de mis hijos, le pido a las Naciones Unidas que por favor nos ayude, porque aquí estamos solos… somos asediados y amenazados constantemente. Nicaragua pide ayuda, no queremos un muerto, ni un golpeado más”.

Junior Eliezer Espinoza Ramírez es vecina de Valentina y a él también le mancharon su vivienda.

“Me asomé por la ventana y miré alrededor de quince personas encapuchadas y armadas, posteriormente como tuve miedo me refugié en mi cuarto”, contó.

En diciembre del 2018, Espinoza fue golpeado por las turbas de la JS, por participar en las marchas contra el gobierno.

En el barrio La Libertad, una casa fue también manchada con spray. Los habitantes de ese sector contaron  que los paramilitares y turbas portaban armas de fuego grandes y pequeñas, como: revólveres, fusiles AK-47 y M-16. También morteros y que le pegaron a un grupo de jóvenes que se encontraban sentados en una esquina.

...

Notas Relacionadas