Nicaragüense cae desde una antena de 45 metros de alto

El joven de 21 años tenía pocos meses de laborar para la empresa panameña

La Policía panameña investigaba si el joven tomó las medidas de seguridad pertinentes. HOY/Cortesía Mi Diario Panamá

Sin pensar que sería su última jornada laboral, José Yamil Rivera, de 21 años de edad, murió la tarde del miércoles al caer de una altura aproximada de 45 metros de una torre de transmisión telefónica, ubicada dentro de unos terrenos de bodegas comerciales en la vía Tocumen, Panamá.

El joven, de nacionalidad nicaragüense, vestía un pantalón largo chocolate y un suéter manga larga de color gris. Se mantenía en la parte superior de la torre reemplazando un cableado, pero un descuido fue lo que hizo que cayera al vacío, quedando sobre una parrilla de metal que sostiene unos alambres que dan señal a la telefonía celular.

El cuerpo cayó en posición boca abajo, fue cubierto con una lona de plástico azul, le sobresalía una de sus botas, de color negro.

A su lado estaba una bolsa de herramientas de color negra y amarillo, una bolsa plástica que utilizaba para pasar las herramientas que subían o bajaban con una soga de lana que guindaba en la torre.

Algunos de sus compañeros que llegaron a la escena manifestaron que pudo haber sido un descuido y que Rivera tal vez no se amarró bien, porque dentro de las políticas de seguridad de la empresa Alpha, para quien laboraba el hoy occiso, está prohibido escalar las antenas de transmisión sin colocarse el equipo de seguridad.

Un compañero de faena, a quien le había sido enmendada la misión de desmontar el cable en la parte superior de la antena, explicó que ellos al subir se colocan un arnés y utilizan una polea que se ajusta a un alambre de seguridad que tiene la escalera por donde escalan.

HOY/Cortesía Mi Diario/Panamá

Esto para que ante cualquier movimiento que den en falso puedan ser sostenidos y así evitar una caída o resbalar.

El hombre, de unos 40 años de edad, dijo que estuvo trabajando en este lugar el pasado sábado y el lunes, pero tuvo que ir a Coronado a realizar otro trabajo, por lo que el miércoles no fue a hacer la labor realizada por Rivera.

Tenía arnés

Un hombre de tez blanca, alto, con casco blanco y quien acompañaba a Rivera en su función, se mantenía preocupado y con rostro de asombro ante lo sucedido.

Personal del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses llegó a la escena y culminó con la diligencia de levantamiento del cadáver pasada las 6:00 p.m.

Mientras el cuerpo era inspeccionado por los peritos, se logró observar que tenía colocado el arnés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas