Orteguista traba nuevamente las negociaciones

Dictadura se rehúsa a aceptar libertades y derechos de la población y adelanto de elecciones

Max Jerez, miembro de la Alianza Cívica, dijo anoche que tampoco hay acuerdos sustanciales en el tema de libertades y garantías ciudadanas. HOY/Uriel Molina

Las negociaciones que buscan una solución a la crisis sociopolítica del país no logran avanzar debido a la negativa del régimen de Daniel Ortega de liberar a lo inmediato a los presos políticos, así como a restituir las garantías de las libertades constitucionales como el de derecho a la manifestación.

Otro tema que la dictadura de Ortega se niega a discutir con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia es el adelanto de las elecciones antes del 2021.

Lea también: Coartar la libertad de expresión es un delito

Para la Alianza, es fundamental para lograr restablecer la democracia en Nicaragua, afirmó Mario Arana, de la Alianza.“Ya hemos puesto este tema sobre la mesa (el adelanto de las elecciones) y efectivamente nos han dicho (el Gobierno) que no es un tema de la mesa, pero seguiremos insistiendo porque la pregunta que tenemos que hacer es: ¿Vamos a salir de la crisis bajo esta administración hasta el 2021? La verdad es que el sentimiento generalizado que creemos que existe en el país es que el soberano tiene que tomar la decisión de si quiere o no continuar con este Gobierno, y eso se hace a través de las votaciones”, dijo Arana este martes.

Desde hace más de once meses Nicaragua está sumida en una crisis sociopolítica y económica, debido a la brutal represión de la Policía y los paramilitares orteguistas a las manifestaciones ciudadanas y otros abusos a los derechos humanos, que han dejado entre 325 y 535 asesinatos, miles de heridos y exiliados, y más de ochocientos presos políticos.

En la agenda acordada entre los delegados de la Alianza Cívica y del régimen orteguista está el fortalecimiento del sistema electoral.

Puede interesarle: Senador de EE.UU urge definir posibles sanciones a Nicaragua, Cuba y Venezuela por lazos con Rusia

Arana dijo el martes que si bien lo ya abordado entre el Gobierno y la Organización de Estados Americanos (OEA), previo a la crisis que estalló en abril del 2018, sería retomado en las negociaciones, las reformas electorales serán fruto del consenso con la Alianza Cívica.La OEA sería garante de que las reformas se implementen, a fin de que se devuelva a los nicaragüenses la credibilidad de las votaciones.

Tania Pschepiurca y Cristóbal Fernández, delegados de la OEA que son asesores de Luis Ángel Rosadilla —testigo y acompañante por parte del organismo en las negociaciones—, ya han tenido reuniones con los magistrados del Consejo Supremo Electoral (CSE).Los delegados de la OEA no han dado declaraciones. Sin embargo, Arana explicó que los magistrados del CSE habrían expresado a los de la OEA disposición a que se den las reformas electorales.La Alianza Cívica insiste en que el adelanto de los comicios es toral para que el país salga de la crisis y se restablezca el sistema democrático.

Además lea: Orteguismo captura a otro preso político excarcelado

“Hemos sido muy claros, hemos expuesto nuestra agenda, el adelanto de las elecciones es parte de nuestra agenda.Acordamos en la agenda conjunta (con el régimen) dejarlos en términos muy generales en reformas electorales y al proceso electoral. Es cierto que se requeriría reformas constitucionales, pero de lo que se trata aquí es de un acuerdo político, y eso lo deberíamos de explorar” en las negociaciones, afirmó Arana.Insistió Arana en que para la Alianza Cívica la “conclusión es que el país necesita un cambio de golpe de timón, y que no es bajo estas condiciones que vamos a recuperar la economía o la gobernabilidad de Nicaragua”.

No liberan a reos políticos

Otro de los puntos fundamentales sin resolverse es que el régimen no libera a los presos políticos, a lo que se comprometió hacer en un plazo no mayor a noventa días.

El plazo empezó a partir del pasado 20 de marzo y concluye el próximo 18 de junio.La Alianza Cívica tiene un reporte de 838 presos políticos, de los cuales 647 están en las cárceles y 191 están en el exilio por tener órdenes de captura.Con ese número coincide la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH); en tanto, el régimen de Ortega no ha oficializado su lista, pero en diciembre pasado registró 347 personas encarceladas por participar en las protestas.

Este miércoles los 12 integrantes que conforman la delegación del Gobierno y de la Alianza Cívica se reúnen con los delegados del Comité de la Cruz Roja Internacional, para conocer si aceptan acompañar el proceso de liberación de los reos, lo cual partiría de conciliar las listas y determinar los procedimientos legales de cada uno de los autoconvocados encarcelados por demandar en las calles la salida de Ortega del poder.

No quieren libertades públicas del país

Max Jerez, miembro de la Alianza Cívica, dijo anoche que tampoco hay acuerdos sustanciales en el tema de libertades y garantías ciudadanas.

“Hemos retomado las discusiones acerca del tema de libertades y garantías ciudadanas. No tenemos acuerdos todavía y estamos tratando de lograr acuerdos sustanciales que nos permitan avanzar”, expresó Jerez.Sin embargo, el martes en la mañana Mario Arana, de la Alianza Cívica en las negociaciones había dicho que había consenso sobre las garantías a las libertades.

“Todos lo que ustedes han mencionado (la confiscación y censura a medios) ha sido tocado, inclusive ha sido incorporado en el acuerdo. (…) El Gobierno lo ha aceptado (…) No va a quedar así específico en el acuerdo, pero va a quedar suficientemente claro de que hay un compromiso con el respeto a todas las libertades, incluida la libertad de expresión. Nuestro planteamiento es que aquí deben recuperarse todas las libertades que han sido cercenadas, la libertad de movilización, de expresión, eso está explícito en el acuerdo”, afirmó Arana.

Agradecen al Papa

Los delegados de la Alianza Cívica mandaron una carta al papa Francisco, agradeciéndole el llamado que hizo el domingo pasado “a encontrar una solución pacífica por el bien de todos los nicaragüenses” en las negociaciones entre la oposición y el régimen de Daniel Ortega.

Además la Alianza le agradeció a Francisco las gestiones del nuncio apostólico Waldemar Stanislaw Sommertag para que se restablecieran las conversaciones con el régimen, así como en su papel de testigo y acompañante en el proceso.