Voceando y ganando en la terminal del Roberto Huembes

Entre más pasajeros monten a los buses, más dinero llevan a casa

HOY/ Oscar Navarrete

HOY

Jairo Morales tiene tres años de trabajar como vocero en la terminal de buses del mercado Roberto Huembes. Su labor consiste en atraer clientes que vayan a Rivas, San Jorge o Peñas Blancas, y convencerlos que aborden la unidad de bus que él representa. Si logra capturar muchos clientes, el conductor del bus le paga hasta 40 córdobas por viaje.

En total, son 24 personas las que se ganan la vida de esta forma. Hay dos turnos; el primer grupo entra de seis de la mañana a doce del mediodía, y los otros trabajan de una de la tarde en adelante.

Morales explica que por la tarde la afluencia de pasajeros es menor, sin embargo los que laboran en ese horario se apoyan con la propina que le dan algunos pasajeros por llevarles las maletas.

“Hacemos de todo para ganarnos la vida. Hay días en los que sí nos va mal, los buses se van vacíos y no ganamos nada, pero hay otros en los que gracias a Dios nos vamos con lo suficiente para comprar el arroz y los frijoles de nuestra familia”, cuenta el vocero.

Ganancias

HOY/ Oscar Navarrete

En un día bueno, estos trabajadores se pueden llevar hasta 400 córdobas a sus casas. Pero hay otros momentos que se llevan solo 60 o 100 córdobas.

“La cuota que nos dan los conductores no es fija, sino voluntaria, aquí se aguanta sol y lluvia, debes ser amable y siempre sonreír si querés ganar pasajeros, aunque pareciera un trabajo fácil se necesita compromiso”, señala Jairo.

Conocidos como peseros
En el Huembes hay otro grupo de jóvenes conocidos como peseros, estos trabajan con los buses que llevan destinos como Ticuantepe, Veracruz y Granada.

La labor de los peseros es cuidar que los conductores que no tienen ayudante saquen las unidades de buses de la bahía sin provocar accidentes. También les consiguen pasajeros.

...

Notas Relacionadas