Tips económicos para quienes emprenden o quieren emprender un negocio en estos tiempos difíciles

La educadora financiera Gisella Canales ofrece algunas recomendaciones a los emprendedores. Espera cada domingo una columna semejante.

HOY

Ante el incremento del desempleo y pérdida de ingresos de quienes aún tienen un puesto de trabajo han surgido –y seguirán surgiendo– nuevos negocios. El inconveniente es que cuando empezamos una empresa por subsistencia no siempre la administramos correctamente y ello inicia por la inadecuada fijación de precios y cálculo de costos y gastos. Es por ello que hoy le compartimos recomendaciones que pueda poner en práctica en su negocio.

Hacer adecuadamente las cuentas: hay múltiples salidas de dinero que los negocios no cuantifican ni toman en cuenta a la hora de calcular cuánto le cuesta realmente elaborar el producto o prestar el servicio. Para ello empecemos por definir qué son los costos y gastos.

Los costos son aquellas salidas de dinero que sí o sí tienen que ver con la elaboración del producto o la prestación del servicio. Ejemplo: si voy a hacer pasteles, mis costos son la harina, leche, huevos, azúcar, etc. Todo lo que necesito para elaborar ese pastel, incluyendo la mano de obra de quien lo prepare, gas de cocina, energía.

Los gastos son salidas de dinero que no influyen en la producción pero los realizamos como un esfuerzo para el crecimiento del negocio. Ejemplo: la publicidad, adhesivos y empaques para mejorar la presentación de los pasteles, salarios administrativos, etc.

Para hacer correctamente estas cuentas el emprendedor debe incluir su salario (ya sea en costos o gastos, según su participación en la producción o realización del servicio).

Esto no es negociable pues omitirlo solo le dará una falsa visión de rentabilidad del negocio. Puede empezar con el salario mínimo o pagar por día u horas laboradas, para no cargar costos o gastos innecesarios al negocio.

Definir precios adecuadamente: muchas veces los precios se fijan sin hacer los números del punto anterior, solo vemos la referencia del mercado y ponemos precios, pero no se debe hacer así. La fórmula para fijar precios es:
Precio de venta = costos + gastos + margen de ganancia.

El margen de ganancia lo define el emprendedor y depende de qué tanto pueda optimizar sus costos y gastos, además de la obvia referencia de los precios de mercado, el contexto económico, la demanda de su producto, la diferenciación del mismo. Lo óptimo es que ese margen de ganancia sea de dos dígitos (es decir, de 10 % a más) y no hay un límite,

pero le recomiendo para que su precio sea competitivo, analizar el mercado al que se dirige su producto o servicio. Como puede observar, la base para emprender es hacer adecuadamente las cuentas. Una vez que eso se logra hay que reinvertir y planificar estratégicamente, pero eso lo iremos explicando en las próximas publicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas