Raphael: “Son los jóvenes los que me piden”

“Loco por cantar” es el nombre la gira que realiza el español por Europa

El cantante español Raphael se encuentra de gira por París. HOY/EFE

Raphael regresó al Olympia de París este domingo en una de las últimas citas de su gira “Loco por cantar”, tras la que se muestra dispuesto a continuar sobre el escenario durante años, según dijo en una entrevista a Efe, en la que detalló los secretos de su particular fuente de la eterna juventud.

La respuesta parece encontrarse en su público, los de siempre, que le reclaman los éxitos que lanzó en los años 60, y en su particular y personal actitud de no mirar nunca atrás, lo que le ha permitido encontrarse con la juventud que aún baila al ritmo de “Mi gran noche”.

Sentado en un sillón de terciopelo rojo, en el histórico café de la Paix de la plaza de la ópera, y vestido a la parisiense con chupa de cuero y jersey de cuello alto negro, Raphael se encoge de hombros y busca la respuesta en el cielo: “¡Son ellos, son los jóvenes los que me piden!”.

“Yo no me he adaptado a nada. Vivo como vive la gente hoy en día porque yo soy así, no soy una persona nostálgica ni de esos que están todo el día recordando el pasado, y mira que mi pasado es brillante”, asume. No es el cambio, sino la evolución, asegura, y el pensar siempre en el mañana.

“Por eso vivo como la gente joven, porque estoy en el mañana”, dice. Cuando llegaron las versiones “techno” de sus grandes éxitos, los “milenials” ya habían caído en su embrujo, con los ecos de “Escándalo” o “Yo soy aquel”, aprendidas en muchos casos por inercia o presión social.

Conquista al público

Su movimiento de caderas en el escenario ha seguido conquistando a su público en América y España, como mostró en 2018 en los conciertos por Nueva York, Los Ángeles, o México, donde no hay teatro de renombre que se le resista: el Dolby Theater que acoge anualmente la gala de los óscar, o el Beacon Theater de Manhattan.

De esta juventud dice apreciar la pasión por “cambiar las cosas”, aunque la clave, les recuerda, está en “evolucionar”, “añadir y poner las cosas cada vez mejor”.

“Lo bueno es cuando la evolución es constante. Al cabo de los años he cambiado, pero poco a poco”, lo que ha hecho la transformación menos impactante, en su opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas