Julio Raudez encabeza a los lanzadores con 170 victorias en el beisbol nacional

Entre los ganadores de 150 juegos, Julio Raudez tiene el mejor porcentaje de ganados y perdidos con .677 (170-81). Detrás está Barney Baltodano con .665 (151-76).

Julio César Raudez, lanzador nicaragüense. Foto HOY

HOY

Aún cuando los nuevos métodos de evaluación de desempeño de los lanzadores enfatizan más en la actuación que en el resultado, generando mil polémicas, las victorias continúan siendo de especial atractivo y son las que hacen perdurar a un atleta a través del tiempo.

En nuestro beisbol, Julio Raudez es el máximo ganador con 170 triunfos, pero no es el más efectivo entre los lanzadores, rubro valioso en el juego, pero no llamativo como los éxitos. Raudez supera por una nariz a Asdrudes Flores, quien se retiró tras 169 victorias.

Cuando Raudez derrotó a la Costa Caribe 2-0 el 29 de febrero del 2016, tras una labor de siete entradas y solo tres hits, reveló que deseaba llegar a 200 triunfos. Pero no logró ni uno más. Afectado por lesiones y su edad (40 años) Julio no pudo continuar en la brecha.

A Julio, hijo del notable lanzador granadino Diego Raudez, le tomó 23 temporadas llegar a 170 triunfos, a un promedio de siete éxitos por campaña. De modo que no es fácil alcanzar esos niveles, más cuando los calendarios eran tan cambiantes y por lo general cortos.

El club de los 150

Raudez lidera el escaso grupo de lanzadores de nuestro beisbol que han superado la barrera de las 150 victorias, una cifra que demanda mucha consistencia y durabilidad en los brazos. Y cada miembro de este club es ciertamente una figura legendaria en la pelota nica.

Raudez terminó con balance de 170-81 y 2.79 en 2,028 innings. Su porcentaje de victorias es de .677. Su mejor temporada llegó en 2012 cuando cerró con 17-4 y 1.73 para Granada. Siete veces ganó más de diez juegos y en cinco ocasiones, ganó más de 14 partidos.

Asdrudes Flores es el único zurdo del grupo. Se retiró en el 2011 con marca de 169-136 y 3.81 en 2,316.2 innings. Su porcentaje ganador es de .554. Su temporada cumbre llegó en 1990 cuando tuvo 20-7 y 2.55 con Chinandega y ganó al menos diez juegos cinco veces.

Julio Espinoza dijo adiós al beisbol en 1994 después de acumular 155-107 y 2.27 en 2002 episodios. Su mejor temporada fue la de 1977, con 21-6 y 2.15 para Chinandega. Fue el primer lanzador nica en superar la barrera de los mil ponches y se retiró con 1,449.

Un caso atípico

Martín Bojorge, conocido como el Látigo del Sur, se despidió tras la campaña del 2004. Su récord lo muestra con 153-100 y 3.28 en 2,187.2 entradas. Su momento cumbre fue en 1992, cuando acumuló 20-2 y 2.51, tras una racha de 16 victorias al inicio de campaña.

Barney Baltodano es el mejor lanzador que ha tenido el Bóer y le tomó solo 13 campañas llegar a 151 triunfos. Se retiró en 1996, tras coleccionar 151-76 y 2.50 en 1,695.1 innings. En nueve ocasiones ganó al menos 11 juegos y en 1992 tuvo 20-6 y 2.86.

No hay ningún otro ganador de al menos 150 juegos en el país. Incluso, Diego Sandino se retiró el año pasado con 149-123 y 3.10. Joaquín Avendaño tuvo 139-91 y 3.53, mientras que Epifanio Pérez colgó la escopeta tras sumar 133-71 y 2.43 en 13 años.

Entre los lanzadores activos, Róger Marín es el máximo ganador con 125 triunfos y dice que pretende no solo llegar a 150, sino ir tras el récord de Raudez (170), pero esa misión no parece tan sencilla cuando se tienen 38 años, pero él está dispuesto a dar la pelea.

Brazos duraderos

Entre los ganadores de 150 juegos, Julio Raudez tiene el mejor porcentaje de ganados y perdidos con .677 (170-81).  Detrás está Barney Baltodano con .665 (151-76).

A Asdrudes Flores le tomó 25 temporadas llegar a 169 triunfos. Raudez llegó a 170 en 23. Barney llegó a 151 en 13 años. Bojorge (153) duró 20 campañas y Espinoza 21.

...

Notas Relacionadas