Caleta electrónica en furgón delata a conductor guatemalteco

Juicio contra transportista guatemalteco ligado a narcos, según la Fiscalía

El guatemalteco Saúl Galdámez López será llevado de nuevo a los juzgados el 15 de marzo de 2019. HOY/Alejandro Flores

HOY

El guatemalteco Saúl Israel Galdámez López, quien para no levantar sospechas ofrecía servicio de transporte de mercadería en vehículos pesados, tenía caleteado un furgón en la parte frontal interna y para abrir y cerrar la caleta (compartimiento de fabricación artesanal donde ocultaba cocaína), la manipulaba electrónicamente desde el cabezal.

La Fiscalía señala que desde agosto de 2018, la Policía mediante un trabajo de inteligencia, le daba seguimiento a dos personas de nacionalidad guatemalteca, identificados como Fulgencio de Jesús Patzán Rodas, de 45 años, y Saúl Israel Galdámez López, de 40 (acusado), quienes ofrecían el servicio de transporte de mercadería desde Guatemala hacia Panamá y viceversa.

Sin embargo, utilizaban la fachada de transportistas, porque ofrecían a grupos criminales el transporte ilegal de droga (principalmente cocaína) desde Panamá hasta Guatemala.

El cabezal y furgón, que estaba acondicionado con la caleta que era manipulada electrónicamente, era propiedad de Patzán Rodas.

En el compartimiento se introducía la cocaína, que transportada Galdámez López cubierta con diferentes tipos de mercaderías para no levantar sospechas ante las autoridades al cruzar las fronteras de Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras y hasta su destino final: Guatemala.

Cargamento de cocaína

A mediados de agosto de 2018, el oficial Código Uno (policía encubierto) conoció que el conductor guatemalteco Galdámez López había acordado con Patzán Rodas (dueño del cabezal y furgón), y un sujeto aún no identificado, realizar transporte de cocaína de manera oculta en el compartimiento del cabezal.

Usarían como fachada la mercadería consistente en tarimas, marcos y separadores de plástico.

El 17 de agosto, Galdámez López ingresó a Nicaragua y se estacionó en la frontera sur de Peñas Blancas, Rivas, donde se dedicó a observar la realización de chequeos visuales de seguridad y trabajo rutinario de revisión de los furgones, para verificar en qué horarios sería conveniente transportar la droga sin ser detectado.

El Código Uno (oficial encubierto) tenía bien ubicado al guatemalteco y alertó de la presencia del acusado el 22 de agosto de 2018, en las filas de cabezales en Peñas Blancas.

Al ser abordado el extranjero por un oficial, este estaba con actitud sospechosa, por lo que lo trasladaron al área de inspección y después el acusado y vehículo fueron llevados a la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) Nacional, donde la Policía detectó dos compartimientos especiales pero no hallaron cocaína.

Lo acusan por conspiración

Como al guatemalteco Saúl Galdámez López, la Policía no le halló cocaína, pero sí los compartimientos especiales para trasladar la droga, la Fiscalía lo acusa del delito de conspiración para el transporte ilegal de estupefaciente.

La continuación del juicio estaba previsto para ayer, pero fue trasladada para el 15 de marzo, debido a que no estaba la defensa del acusado, quien justificó su incomparecencia.

...

Notas Relacionadas