Matón es un expolicía nicaragüense

El hombre también habría violado a una hija menor de edad de uno de los fallecidos

El OIJ de Costa Rica investiga la llamada Masacre de San Carlos. HOY/Cortesía Grupo Nación

HOY/Costa Rica

El director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Costa Rica, Walter Espinoza, indicó este lunes que el ente indaga un homicidio múltiple de tres nicaragüenses y un costarricense, el cual tiene como sospechoso a un nica.

El principal sospechoso es un hombre de nacionalidad nicaragüense identificado como José Aníbal Pérez González, de 45 años, quien es expolicía de Nicaragua.

Según las investigaciones, este hombre abandonó el territorio costarricense el jueves pasado, un día después del crimen, en un bote que cruza el río fronterizo San Juan hacia Nicaragua.

Costa Rica ha realizado el contacto internacional para localizar al sujeto en Nicaragua e intentar que las autoridades de ese país lo capturen.

El director del OIJ reveló en conferencia de prensa que la Policía de Fronteras fue la que encontró los cuerpos el pasado viernes en una finca de difícil acceso conocida como Los Parientes, ubicada en la localidad de Cutris, en San Carlos (norte).

Se calcula que el crimen fue cometido dos días antes del hallazgo de los cuerpos.

A unos cinco metros de una vivienda en la finca, los oficiales encontraron dos cuerpos cada uno con dos impactos de bala en la cabeza, colocados uno junto al otro y cubiertos con plantas. Eran padre e hijo, ambos de nacionalidad nicaragüense, identificados como Jesús Natividad Álvarez León, de 40 años, y Daniel Álvarez Sequeira, de 24.

Familiares esperaban noticias en el lugar del hecho. HOY/Cortesía Grupo Nación

A unos 10 metros fue ubicado un tercer cuerpo de otro ciudadano nica identificado como Freddy Rivas Sequeira, de 20 años, quien tenía un impacto de bala en el abdomen y 11 heridas de arma blanca. Rivas era sobrino de Jesús Álvarez y primo de Daniel.

El cuarto cuerpo identificado como Juan Roberto de la Trinidad Méndez, de 58 años, y de nacionalidad costarricense, fue encontrado a unos 300 metros de la vivienda dentro de una quebrada, sin heridas de arma blanca o de fuego.

Problemas financieros

El reporte de las autoridades indica que existían problemas personales y financieros entre Pérez González, y las víctimas, en especial con Juan Roberto de la Trinidad Méndez.

Espinoza indicó que el sospechoso Pérez González habría huido hacia Nicaragua en un bote, ya que la vivienda se encuentra a unos dos kilómetros de distancia de la frontera.

“Tenemos datos de que habían tenido una discusión fuerte por el pago de unas labores de limpieza de una finca y que eso había encendido los ánimos entre ellos hace unas dos o tres semanas. Pérez González se dedicaba a actividades agrícolas en la zona, es maderero, y tenía relaciones de carácter laboral con Juan Roberto de la Trinidad Méndez”, detalló el director del OIJ.

Otra de las hipótesis que las autoridades investigan es que una hija menor de edad de Jesús Natividad Álvarez León habría sido violada.

“La niña fue traída hacia el país hace dos meses por parte de su padre y había un problema personal entre ellos que pudo haber provocado el homicidio. La menor tiene un niño de cuatro meses (…) y subyace que hubo una discusión sobre quién era el padre o quién había abusado de la menor de edad”, dijo Espinoza.

Daniel Álvarez, hijo de don Jesús, y quien también fue asesinado. HOY/Cortesía

Víctima de violación

Asimismo, el sospechoso se enfureció con Jesús Álvarez, padre de la joven, quien decidió trasladarla a Costa Rica, donde vivía con unos familiares y cursaba tercer grado de la escuela.

Espinoza dijo que no han podido conversar con la menor, pero que ella también sería víctima de un hecho criminal.

“Ella tenía dos meses de estar en el país y habría quedado embarazada hace aproximadamente un año. Debemos hablar con ella y establecer si fue víctima de una violación”, explicó Espinoza. (Con información de La Nación).

...

Notas Relacionadas