Empieza venta de dulce para preparar el almíbar en Semana Santa

Hasta el momento el atado se comercializa en 30 córdobas

HOY/ Uriel Molina

HOY

Día de por medio, Kennet García viaja desde Carazo hasta el mercado Oriental con una camioneta llena de atados de dulce. Él se encarga de abastecer a una buena parte de los comerciantes que venden este producto en el sector de El Novillo después se queda menudeando la mercadería que le sobra.

Aunque Kennet no elabora los dulces, indispensables para preparar el tradicional almíbar en Semana Santa, conoce muy bien el paso a paso, de vez en cuando se lo explica a sus clientes y amigos para que estos conozcan un poco sobre el proceso.

“Todos las camionetas que entran al Oriental van a retirar producto hasta Santa Teresa, ahí es donde están las fábricas por así decirlo, el proceso es sencillo: se pela la caña, se muele y se pone en el fuego, el mismo bagazo de la caña sirve de leña, debemos esperar que hierva, y cuando la miel esté lista, se echa sobre los moldes, a los 20 minutos eso ya está listo, es fácil”, cuenta el comerciante.

Buen precio

HOY/ Uriel Molina

García explica que por el momento las ventas de dulces se mantienen estables. Tienen buenas expectativas para la Semana Mayor, comenta que en años anteriores les tocaba hacer hasta dos viajes en el día a Carazo porque la mercadería se les acababa rápido.

“Lo que les puedo decir a los pobladores es que si tienen pensado hacer su almíbar, compren su dulce desde ya, lo estamos dando en 30 córdobas y hasta el 25 si compran por mayor, pero cuando es la mera temporada no nos bajamos de 40 córdobas. Lo bueno es que este producto no se daña si se almacena, vengan al Oriental a hacer sus compras”, subraya el marchante.

Afectan las ventas
Aunque los mayoristas de dulces que llegan al centro de compras aseguran que nunca han tenido problemas con los dueños de tramos, los pequeños comerciantes alegan que el hecho que ellos se queden menudeando les baja las ventas.

“Nos dan un precio a nosotros y ese mismo le dan al resto de gente, no nos dejan un margen de ganancia, ellos venden en un ratito y nosotros nos quedamos mordiendo el leño, como dice el buen nica”, asegura un comerciante que pidió se omitiera su nombre.

...

Notas Relacionadas