“No tuve intenciones de hacerlo”, dijo joven acusado de la muerte accidental de quinceañero

El joven se disculpó con la familia de la víctima y asegura que el arma hechiza se accionó de repente

El joven Cristopher Parrales estará preso a la espera de lo que resuelva un juez de Distrito Penal de Audiencia. HOY/Alejandro Flores

HOY

Yo me disculpo (con la familia de la víctima). No tuve intenciones de hacerlo”, fueron las palabras del joven Cristopher Alexander Parrales Espinoza, de 18 años, acusado del homicidio imprudente de Miguel Guadalupe Corea Daboud, un adolescente de 15 años.

Parrales también es procesado por tenencia ilegal de armas de fuego, ya que en el hecho fue usada un arma hechiza (de fabricación artesanal).

Se accionó de repente (el arma hechiza). Nunca la había manupulado”, aseguró Parrales Espinoza, quien sostiene que fue un accidente la muerte de su amigo, el quinceañero Corea Daboud, quien recibió un disparo en el abdomen.

El hecho ocurrió la tarde del 12 de febrero de 2019 en la casa del acusado, ubicada en el barrio Óscar Turcios, en Managua.

En la audiencia preliminar del 16 de febrero de 2019, la juez Sexto Local Penal, Iveth Pineda, admitió la acusación contra el joven Parrales Espinoza, por el homicidio imprudente y le impuso la prisión preventiva.

Giro inesperado

Sin embargo, de manera inesperada en la audiencia inicial que estaba prevista a realizarse ayer, la juez Pineda, sin que la Fiscalía lo haya pedido, resolvió declararse incompetente de seguir conociendo el caso.

La judicial argumentó que después que revisó detenidamente la acusación y las circunstancias del hecho no había un delito de homicidio imprudente, sino un hecho distinto (homicidio).

“…previo a la supuesta comisión del hecho ya tenía guardada en su casa de habitación, debajo de su almohada, un arma de fuego de fabricación artesanal que a todas luces representa un peligro para la comunidad; cuando la víctima ingresa hasta donde él se encuentra, le propina un golpe jugando (un galletazo en la frente al acusado); este se levanta de su cama, saca el arma de donde la tiene guardada y procede a apuntar a la víctima, que le refiere que el arma no sirve; el acusado sin dejar de apuntarlo, le refiere en broma y lo amenaza y le dice que lo va a mandar al hospital en coma”, expresó la judicial en alusión a la acusación.

Pineda dijo que no había un hecho imprudente, sino una conducta distinta y envió el caso a la Oficina de Recepción y Distribución de Causas y Escritos (Ordice) de los Juzgados de Managua, para que designe un Juzgado Distrito Penal de Audiencia, para conozca el caso.

En homicidio imprudente la pena máxima es de 4 años, mientras que en homicidio la mínima es de 10 años.

Defensa protesta

El abogado Omar Parrales, defensa Cristopher Parrales, protestó la decisión de la juez Iveth Pineda porque considera que el caso fue un hecho imprudente, debido a que la Fiscalía así lo presentó en la acusación. “La juez no puede perseguir de manera oficiosa la tipificación del delito”, cuestionó la defensa.

Miguel Guadalupe Corea Daboud, un adolescente de 15 años, murió de un disparo accidental supuestamente realizado por su amigo, el joven Cristopher Parrales. HOY/Archivo

...

Notas Relacionadas