Mujer tiró a su hija a una letrina

De milgaro está viva la pequeña, quien tragó heces fecales mientras estuvo tirada dentro del excusado

Ocotal, Nueva Segovia
La Policía continúa en la búsqueda de la madre que habría lanzado a su niña recién nacida dentro de una letrina de la zona uno del barrio Sandino, de la ciudad de Ocotal, cabecera del departamento de Nueva Segovia.

La recién nacida fue encontrada con vida la tarde del lunes por Franklin Ulises López Ruiz, propietario de la vivienda donde se encontraba la letrina.

Este comentó a HOY que los llantos de la niña le alertaron y luego, en compañía de otros parientes, procedieron a rescatarla.

3
casos de niños abandonados por sus madres en lugares de extrema inseguridad se reportan en lo que va del año

López Ruiz manifestó que los gritos de la bebé eran incesantes y para lograr mirarla en la oscuridad tuvo que valerse de un foco.

La primera impresión fue chocante puesto que la pequeña tenía el cuerpo invadido de heces y luchaba por mantenerse a flote.

“Con la ayuda de varios vecinos procedimos al rescate de la bebé e inmediatamente la llevamos al hospital Alfonso Moncada Guillén, de aquí de la ciudad de Ocotal, donde la examinaron y la dejaron internada para su evaluación médica, ya que se cree que tragó heces fecales de la letrina”, comentó Franklin.

También dijo que era un milagro que la bebé —que se cree tiene de dos a tres días de nacida— fuera encontrada con vida.

De igual forma, mencionó que todos los que participaron en el rescate de la inocente esperan que la Policía identifique a la mujer “desnaturalizada”.

El niño es el ser más vulnerable en la escala humana, este no tiene cómo valerse por sí solo y es lamentable que la única persona que puede cuidarlo, en este caso, “su madre”, le abandone. Es preciso que el Estado y la sociedad se enfoquen en promover una cultura de amor a la vida.

Letrina fresca

López Ruiz señaló que la letrina tiene pocos días de haber sido construida y poco uso, lo que posibilitó que la niña no se ahogara de inmediato.

Por otro lado, Yosmari Leticia Ruiz Sánchez y María Asunción Sánchez, habitantes cercanas a la vivienda en donde se realizó el rescate, coincidieron en no saber cómo una madre tuvo el valor de tirar a su criatura dentro de una letrina sin el mínimo remordimiento y a sabiendas de que moriría asfixiada, por lo que pidieron que esta fuera capturada y procesada judicialmente por tan cruel decisión.

Es alarmante

Ante este hecho de visible insensibilidad, el sociólogo Bismarck Siero opinó que en Nicaragua es necesaria una campaña de amor y respeto a la vida.

“En las escuelas, en las universidades y todos los sitios públicos de todo el país, debe promoverse el valor de la vida. Vivimos tiempos duros y caóticos en donde hay que tratar de ser mejor. Estos hechos son crueles, pero debemos empezar a trabajar, difundir valores y educar”.

Posibles detonantes

Para el sociólogo Bismarck Siero hay varios detonantes de estas tragedias: Bajo nivel educativo; por lo general estas mujeres no tienen una formación académica completa y a veces hasta nula.

Son primerizas o tienen más hijos; fueron movidas por el temor, la soledad o simplemente no pueden hacerse cargo. Agresiones sexuales; estas pudieron padecerlas de un desconocido o de sus propias parejas, lo que conduce a la depresión y el rechazo del hijo.





¿Problemas mentales o maldad?

Managua
Francely Navarro

Para el psicólogo Julio Jiménez, los recientes casos de mujeres que asesinan a sus bebés después del parto tienen que estudiarse profunda y objetivamente.

Asegura que es preciso no calificarles (de inmediato), como consecuencia de un problema mental.

“A veces las personas se amparan en los trastornos psicológicos para evadir sus delitos y no pagarlos. Hay que tener cuidado en eso”, puntualiza.

Jiménez sugiere que si el problema mental es dictaminado ciento por ciento, es necesario que esa mujer reciba tratamientos psiquiátricos y psicológicos de inmediato.

“Para eso, ellas no pueden estar en prisión, porque empeorarían y no superarían sus males”, apunta.

También advierte que en el proceso de sanación deben revelarse los motivos que detonaron tales crisis. Estos, por supuesto, demostrarían que la culpabilidad no es solo de ellas.

“Muchas de estas mujeres tienen antecedentes de abuso, drogas, alcoholismo o tienen una pareja con la que discuten mucho. Es posible que sufran depresión posparto, entre otros problemas que les lleven a aborrecer al hijo de sus entrañas”, concluye.



“Ellas no son culpables”

Managua
Francely Navarro

“No podemos juzgarlas”, asegura Magaly Quintana, activista de Católicas por el Derecho a Decidir en Nicaragua.

Tal expresión está referida a los numerosos casos de mujeres que han resuelto abandonar a sus hijos en letrinas, predios baldíos y otros sitios, después de dar a luz.

La activista considera que las culpables no son las mujeres, sino el Estado, que se ha mostrado indiferente ante la violencia sexual que se vive día a día en la nación.

“Esto pasa también porque no se ha despenalizado el aborto, muchas mujeres que hacen esto han sido violadas, o carecen de apoyo”, revela.

Quintana menciona que la solución a estos hechos no es encerrando a las mujeres, “al contrario, hay que apoyarlas, porque la pasan mal, además hay que buscar quién es el padre, saber si la violó, si la dejó o la maltrataba”.



En diciembre un bebé fue encontrado muerto en el tanque de un inodoro. Esto fue calificado como parricidio. HOY/ tomado de redes

“Delito grave e inmoral”

Managua
Yaosca Reyes Centeno

El artículo 139 del Código Penal de Nicaragua (CPN) señala que quien prive de la vida a su ascendiente, descendiente, hermano, cónyuge o conviviente en unión de hecho estable, comete el delito de parricidio. Pero, según el abogado Noel Salazar, en el caso de la bebé de dos días de nacida lanzada al interior de una letrina, estamos ante un caso de parricidio en grado de frustración.

“Ella procuró por todos los medios que (la bebé) se muriera ahí, pero no se consuma, se frustra el hecho al ser encontrada la escena por esta persona que la sacó. Considero este tipo de delitos como grave, inmoral, desnaturalizado”, expresa el abogado Salazar.

Según el artículo 28 del CPN, hay frustración cuando la persona, con la voluntad de realizar un delito, practica todos los actos de ejecución que objetivamente deberían producir el resultado, y sin embargo, este no se produce por causas independientes o ajenas a la voluntad del sujeto.

La penalidad para este delito, según el artículo 73 de la CPN, es menor de la cantidad que merezca el delito consumado, teniendo como límite la mitad de este. En tal caso, esta mujer podría enfrentarse a una condena que va de 10 a 15 años de prisión.

“Aunque si ella admite hechos, pueden darle 10 años, es decir la condena más pequeña”, indica el abogado.

Antes de llegar a la condena, ella debe ser remitida a Medicina Legal para que sea valorada por un médico psiquiatra, quien analizará las razones por las que cometió el crimen y expresará en juicio si ella debe o no estar en régimen carcelario.

“Si es una persona con problemas mentales, podría ser exenta”, finaliza.

...

Notas Relacionadas