Lionel Messi a través de un penalti le da los tres puntos al Barcelona sobre Valladolid

El Barcelona, tras dos empates en la Liga, se reencontró con la victoria ante un Valladolid sin pegada (1-0), en un partido gris en el que el líder de la competición no disipó las dudas a pocos días de disputar la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones

Lionel Messi marcando desde la pena máxima.

El Barcelona, tras dos empates en la Liga, se reencontró con la victoria ante un Valladolid sin pegada (1-0), en un partido gris en el que el líder de la competición no disipó las dudas a pocos días de disputar la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones contra el Olympique de Lyon. Un gol de penalti en el primer tiempo de Lionel Messi, que en el 85 desaprovechó otra pena máxima, solventó la papeleta para el equipo azulgrana, que en el segundo tiempo echó de menos su puntería habitual para sumar un resultado más abultado.

Un día después de firmar la renovación, apostó Ernesto Valverde por un equipo híbrido. Descansaron Rakitic y Luis Suárez y confió en Kevin-Prince Boateng para que asumiera el rol de delantero centro que habitualmente ocupa el uruguayo. Su apuesta no acabó de cuajar. Jugaba Messi, también Dembélé, pero en el primer tiempo el Barsa se pareció al de hace una semana en San Mamés. Sin fluidez en la medular, con Vidal y Aleñá muy imprecisos, los locales apenas asustaron a Masip en el primer tiempo. El exportero azulgrana fue casi un espectador más en los primeros 45 minutos.

La línea de cinco defensas que planteó Sergio González incomodó al Bara. Consciente de que en las últimas fechas al líder le esta costando generar juego por las alas, el técnico del Valladolid taponó el juego interior azulgrana con el objetivo de robar balones y lanzar transiciones rápidas para el tridente ofensivo formado por Enes Unal, Sergi Guardiola y Verde. El Valladolid no generó mucho peligro a Ter Stegen, pero frenaba el poco desequilibrio azulgrana. Ante las pocas ideas de sus compañeros, solo Messi y Dembélé buscaron, con más corazón que juego, la portería de Masip. El primer disparo entre los tres palos lo firmó Boateng, en el minuto 9. Y no fue hasta el minuto 41 cuando Messi volvió a probarlo con la diestra. Su intento lo rechazó la defensa vallisoletana a córner.

Del posible 1-0, el Valladolid a punto estuvo de tomar ventaja. En un contraataque con superioridad el centro de Verde no conectó con Unal. En el rechace el balón cayó a Piqué, quien inició otra contra que acabó con Míchel derribando al central catalán. Pese a las quejas de los jugadores del equipo blanquivioleta, el árbitro señaló el punto de los once metros.

Messi, con un zurdazo raso y colocado al poste izquierdo, superó por poco la oposición de Masip (min.43) dando a su equipo una ventaja que, por juego y ocasiones, no mereció. En la reanudación, el Valladolid no se amilanó y dio un paso adelante en busca del empate. Valiente apuesta la de Sergio González que, a punto, estuvo de tener premio con alguna transición rápida ejecutada sin contundencia.

Pero el juego del Bara mejoró algo. Con más espacios y calma en la medular, el equipo azulgrana gozó también de más ocasiones. El segundo lo evitó Masip con una mano acrobática a cañonazo de Messi desde el interior del área. El argentino tuvo una segunda opción con un disparo desde la frontal tras asistencia de Dembélé que pasó cerca de un poste. En el minuto 60, Valverde puso fin al debut en Liga de Prince Boateng. Entró en su lugar Suárez. En el primer mano a mano, Masip, el héroe del Valladolid, le ganó la partida.

Lea además: Real Madrid gana el derbi al Atlético y le quita el segundo puesto

Pese a las ocasiones, el Barsa no conseguía controlar el partido con el balón y el duelo se convirtió en lo más parecido a un correcalles. En la anarquía, se multiplicaron las llegadas del Barcelona, pero ni Aleñá, en una contra, ni Suárez, en un remate que parecía franco a centro de Messi, ni Sergi Roberto acertaron. El Valladolid no le perdía la cara al partido y, pese a la lesión de Toni Villa, que apenas jugó seis minutos, mantuvo viva la llama del partido.

Messi tuvo la sentencia en el 85 con otro penalti claro de Kiko Olivas a Coutinho. El argentino repitió el mismo lanzamiento del primer gol y, esta vez, el arquero de Sabadell evitó el segundo. El portero del Valladolid salvó otro mano a mano a Suárez en el tiempo añadido. Su brillante actuación, sin embargo, no le bastó a su equipo para empatar ante un Barcelona que afronta con dudas el tramo decisivo de la temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas