Viuda pide todo el “peso de la ley” para asesino de taxista

Si las autoridades no explican el móvil del crimen, doña Jerónima Vallecillo, mucho menos lo sabe

Taxista

Jerónima Vallecillo muestra el retrato del taxista con quien convivió durante 20 años. En esa retratera aparece una niña, que ahora tiene 20 años y fue criada por la pareja. HOY/Wilih Narváez

HOY

De los 30 años que se desempeñó como cadete de taxi, más de algún sujeto se hizo pasar como falso pasajero y abordó el auto que conducía Carlos Antonio García Amador, con intenciones de asaltarlo.

Pero corrió con suerte, porque todavía le daba tiempo de llegar a alguna delegación policial adonde se estacionaba y el sospechoso era apresado.

Esas anécdotas las recuerda la viuda, Jerónima Vallecillo, de 63 años, quien ayer se encontraba fabricando unas mesas con polines para generar ingresos a su hogar.

“Hoy (ayer) está cumpliendo ocho días que lo mataron”, dice resignada.

Doña Jerónima, habitante del barrio Santa Elena de la capital, se enteró que el presunto asesino de su esposo, de 58 años, fue llevado la mañana del lunes reciente a los juzgados de Managua, al momento que la visitamos.

Taxista
Carlos Antonio García , recibió dos disparos en la cabeza. HOY/Wilih Narváez

“Mi cuñado me llamó que ayer (lunes) lo iban a llevar a los juzgados (al sospechoso). Lo citaron para que fuera porque ya estaba agarrado y todo, pero dice que no lo llevaron”, expresó Vallecillo.

Pero el supuesto homicida, Yelvin Antonio Medina Ojeda, de 28 años, sí fue llevado al Complejo Judicial por el crimen del taxista y fue acusado por los delitos de homicidio y portación ilegal de armas de fuego.

“Con la investigación de la Policía estoy satisfecha, fue rápido, como se movilizaron y les agradezco. Porque en realidad no iba a quedar impune, sin saber quién lo había matado”, agradeció.

El taxista fue asesinado del Colegio Villa San Jacinto, 50 metros al sur, en una calle ubicada a orillas de un cauce. Tenía dos impactos de bala en la cabeza.

Inicialmente la Policía había capturado a tres sospechosos, pero fueron puestos en libertad porque no se comprobó su participación en el crimen.

La víctima tenía 200 córdobas en la cartera y todas sus pertenencias, confirmó la vida. El móvil del crimen no lo explicó la Policía, ni aparece en la acusación presentada por la Fiscalía.

A eso de las 4:05 a.m. la víctima se encontraba en el parqueo de una gasolinera ubicada frente a la Fuerza Aérea, Managua, en el taxi.

“Cuando no venía se mantenía en la gasolinera, dormía y le pagaba 20 pesos al ‘zepol’ para que lo despertara. En lo oscuro porque estaba dura la situación. Pero él no era ningún vago, no le gustaba nada de drogas y había dejado de tomar hace como cinco meses”, detalló la viuda.

En más de alguna ocasión le expresó que le daba miedo andar solo y ella lo acompañaba en su jornada.

Pagaba 650 córdobas por las 24 horas de alquiler del taxi.

“Yo lo único que pido es que le caiga todo el peso de la ley (al asesino), porque era un hombre que no se metía con nadie y era diabético”, afirmó Vallecillo. En la casa del taxista quedaron bolsas llenas de pastillas que tomaba para regular sus dolencias.

Hipótesis del móvil

Si las autoridades no explican el móvil del crimen, la viuda mucho menos lo sabe.

“Digo yo como que alguien le pagaría para irlo a matar, ¿por qué matar a una persona así por así? A como otros dicen por ahí, que estaban dos ladrones más adelante (en la calle) que lo estaban esperando y que se detuvo cuando lo apuntaron. Entonces el hombre dijo: ‘Esos son los culpables, me quieren robar junto con vos’ y le disparó. Rumores que salen en las redes sociales, él no se metía con nadie”, finalizó Vallecillo.

Taxista
Tras el crimen del taxista Carlos Antonio García Amador, de 58 años, la Policía trabajó arduamente para dar con el paradero del autor de los hechos. HOY/Archivo

...

Notas Relacionadas