Tragedia en la familia Cruz

Mientras la salud del preso político Max Cruz está en riesgo por que emana pus de su rodilla derecha, su hermano José Iván Cruz se quita la vida por la presión de la persecusión que tenía

El comerciante Max Cruz Gutiérrez estuvo 53 días postrado en una camilla y a veces en silla de ruedas en el Hospital Antonio Lenín Fonseca; ahora está muriendo en una celda por falta de atención médica./ Cortesía

Managua
La familia Cruz de Ometepe está viviendo un calvario desde octubre del año pasado, cuando fue secuestrado el matrimonio compuesto por el comerciante Max Cruz y Marbi Salazar, de 51 años.

El hermano del comerciante, José Iván Cruz Gutiérrez, logró escapar, luego que fuerzas de la Policía y paramilitares llegaran a la isla y secuestraran a los manifestantes.

Ayer por la mañana se conocía la noticia que Max Cruz se encuentra en una situación delicada de salud y que reos políticos están en huelga para que el comerciante sea llevado a un hospital.

José Iván Cruz. HOY/ Cortesía

Horas más tarde, se conocía la trágica noticia que José Iván Cruz se suicidó en una casa de seguridad en Managua en la que se había refugiado tras salir huyendo de la Policía, confirmó el abogado Maynor Curtis, defensa de Max Cruz.

José, de 45 años, había sido objeto de persecución de la Policía, que en tres ocasiones llegó a buscarlo a su vivienda, por lo que decidió trasladarse hasta Managua en diciembre pasado.

El cuerpo de José fue llevado al Instituto de Medicina Legal (IML).

El abogado Curtis dijo que la familia le confirmó el suicidio. El litigante cree que José Iván tomó esa decisión porque “le afectó bastante psicológicamente” lo de andar huyendo. Incluso dijo que Cruz estuvo escondido varias semanas en un volcán en la isla, hasta trasladarse en diciembre a Managua.

“Él andaba bastante preocupado por su situación, que lo andaban buscando”, dijo Curtis, quien logró hablar con José Iván en Managua.

Hoy 13 de febrero de 2019 habrá una audiencia preparatoria de juicio contra Max Cruz y su esposa Marbi Salazar.

Así quedó la pierna de Max cruz luego de la intervención quirúrgica. HOY/ Cortesía

Huelga por Max

El abogado Curtis también se refirió al caso de Max Cruz, quien fue secuestrado el pasado 8 de octubre tras haber participado en una manifestación contra el dictador Daniel Ortega entre la comunidad Urbaite y el casco urbano de Altagracia.

Durante la detención Max fue herido de bala en la pierna derecha y fue sometido a una operación en el Hospital Antonio Lenín Fonseca, de Managua.

Max Francisco, de 58 años, originario de Altagracia, Isla de Ometepe, se está muriendo por falta de atención médica en la celda N° 1 de la galería 16, del Sistema Penitenciario Nacional de Tipitapa, Jorge Navarro, conocido como La Modelo, pero el autoconvocado isleño no está solo.

Un total de 140 presos políticos víctimas del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, procesados por ejercer su derecho constitucional a la protesta, mantienen desde hace cuatro días una huelga de hambre y desobediencia carcelaria en el penal de Tipitapa, informaron a través de una nota que llevó el lunes reciente un reo a los juzgados de Managua.

La huelga es porque las autoridades del Sistema Penitenciario de Tipitapa no brindan atención médica al autoconvocado y comerciante Max Cruz Gutiérrez, quien llora de dolor y emana pus de la rodilla derecha desde hace días.

Las autoridades penales violan el derecho a la salud de los presos políticos de forma constante, según han denunciado sus familiares.

Fotografía de la carta que enviaron los presos políticos denunciando el mal estado de salud de Max Cruz. HOY/ Cortesía

Sin atención médica

En este caso, al comerciante Max Cruz no le dan medicamento ni lo llevaron a su cita médica el pasado 10 de enero en el Hospital Lenín Fonseca, donde le operaron la pierna, y hasta el día de hoy no ha recibido asistencia médica, porque las autoridades del penal de Tipitapa no quieren llevarlo al médico y no le dan la medicina porque señalan que la medicina que le llevan a Max está prohibido su uso en la cárcel Modelo.

“Presenta fuertes dolores que no lo dejan dormir, al punto de causarle llanto, al parecer punto de gangrena por la expulsión severa de pus”, se lee en la denuncia escrita con tinta azul en una pequeña hoja de cuaderno a rayas.

HOY/ Cortesía

Otros reos lo limpian

Sus compañeros de la celda N° 1, en la galería 16, le han limpiado la herida, pero carecen de equipos médicos y tratamiento adecuado, por lo que hacen un llamado a organismos de derechos humanos que intercedan porque temen que Cruz pierda la pierna o su vida, porque las autoridades no respetan las leyes.

“El director nacional del penal Venancio Alaniz dice que el medicamento asignado a Cruz es prohibido en el penal y tampoco puede ser trasladado a un hospital por órdenes superiores”, denuncian los presos políticos, en la misiva.

El abogado Maynor Curtis, defensa del comerciante Max Cruz, expresó que habló el lunes con algunos de sus compañeros de celda y le confirmaron el estado grave de salud de su representado.

Además refirió que presentará un escrito ante el juez Sexto Distrito Penal de Juicio de Managua, Ernesto Leonel Rodríguez Mejía, solicitando traslado urgente a Medicina Legal o al Hospital Lenín Fonseca, donde lo operaron y estuvo 53 días hospitalizado antes de ser llevado al Chipote y posteriormente al penal de Tipitapa.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó en su cuenta de Twitter que el caso de Max Cruz es “un patrón reiterado de desatención por la salud de los manifestantes privados de libertad en Nicaragua”, por lo que llamó al Estado a cumplir sus obligaciones con los presos políticos.

Causas penales

El comerciante Max Cruz está siendo procesado en dos causas. Una junto a su esposa Marbi Salazar, de 51 años, acusados por la Fiscalía de homicidio frustrado en perjuicio de la Policía.

Max Cruz se defendió con un palo de billar del antimotín que le disparó en la pierna derecha el 8 de octubre de 2018.

En otra causa, Max Cruz es acusado junto a siete personas de incendio, exposición de personas, daño agravado y robo agravado en perjuicio del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), en Altagracia, Isla de Ometepe.

Ambas causas están radicadas en el juzgado que preside el juez Ernesto Leonel Rodríguez Mejía, en espera de juicio.

14 reos políticos con enfermedades crónicas
Tomado de internet

Managua
Yaosca Reyes Centeno

Hasta el 8 de enero de 2019 se contabilizaban 740 presos políticos en el país, esto según datos de la Comisión de Verificación y Seguridad de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

Del total de prisioneros, se estimaba a finales de enero que existían, al menos, 14 casos de enfermos crónicos; padecimientos que fueron comprobados con documentación extendida por sus familiares o abogados.

Ruth Matute fue hospitalizada el 4 de enero del 2019, después de sufrir muchas complicaciones con el marcapasos que tenía en el corazón. Desde octubre de 2018, cuando fue secuestrada, los familiares de esta manifestante privada de libertad aseguraron que el estado de su salud era delicado y tenía que ser valorada constantemente.

La intervención quirúrgica pudo haberse evitado si las autoridades de la cárcel de mujeres hubieran acatado la orden de valorarla en el Instituto de Medicina Legal (IML) por su enfermedad crónica coronaria. Así lo aseguró la abogada Rosario Flores a La Prensa en una entrevista, en enero pasado.

Ruth, de 28 años de edad, sufre una de las complicaciones de salud más serias que existen.

Sin acceso a medicamentos

Hay otros presos por los que también se ha pedido mayor acceso, para facilitarles medicamentos y chequeos constantes. Una de ellas es Brenda Muñoz, una reo política que sufre una enfermedad del páncreas que la mantiene todo el tiempo delicada y con fuertes dolores.

Sus familiares expresaron que Muñoz puede ser confundida como una embarazada, por el estado de abultamiento de su abdomen. Su tía Ángela Muñoz explicó en su momento que Brenda tiene un hueco a la altura del hígado, en donde fácilmente podría caber una mano empuñada.

Otra reo política con estado de salud delicados es Delmis María Portocarrero, de 56 años de edad, a quien han sacado dos veces inconsciente de la cárcel. Ella padece de lupus desde hace muchos años. Aunque no tiene documentos del año pasado, posee una constancia de la enfermedad del año 2016.

Otros en la lista son Olesia Muñoz, Carlos Brenes, Nardo Sequeira, entre otros, quienes no han tenido acceso a sus medicamentos.

...

Notas Relacionadas