Madre ciega, aboga por su hijo preso

Yasuara Gutiérrez está desesperada desde que en diciembre pasado su hijo mayor Eliézer Bladimir Gutiérrez fue detenido y actualmente procesado judicialmente por encontrarlo en posesión de drogas

La mujer tiene discapacidad visual, y es madre soltera de otros menores. HOY/ Roberto Fonseca

Managua
Yusuara Gutiérrez está desesperada. Siente que vive en una oscuridad más intensa que la de su misma ceguera, desde que en diciembre pasado su hijo mayor Eliézer Bladimir Gutiérrez, de 18 años, fue detenido y es actualmente procesado judicialmente por encontrarle una bolsa de marihuana. “Error, yo sé que se equivocó, y está arrepentido, él lo ha dicho”, dice Gutiérrez al diario HOY.

La mujer señala que no duerme, no come y llora todo el tiempo. “No es fácil para mí, ni para mis otros hijos”, asegura.

3
como mínimo y hasta 5 años es la pena que podrían darle al joven de 18 años por haberle encontrado marihuana.

Para las próximas horas se ha acordado la lectura de sentencia contra el joven y el juez Sexto Distrito de lo Penal decidirá si es posible una medida alterna dado que su defensa pidió considerar que Eliézer Bladimir, además de declararse culpable y pedir perdón al judicial, es el que antes de su detención trabajaba para el sostén de la familia.

En juicio, la Fiscalía está pidiendo una condena de cinco años y seis meses en prisión, más el equivalente a 200 días multas. En cambio la defensa solicitó una pena de tres años y 100 días multas, más el beneficio de casa por cárcel, pues además es un joven sin antecedentes penales.

“Por favor, por favor, yo lo que quiero es que le den otra oportunidad, que vaya a la cárcel sería devastador para nosotros”, clama la madre.

HOY/ Roberto Fonseca

Días duros

El proceso seguido contra Eliézer Bladimir señala que fue detenido el 06 de diciembre pasado como a eso de las 2:00 de la tarde cerca del Bar Siete Leguas, en Managua.

Él iba con otro dos jóvenes más, pero solo a él le hallaron la droga, la que ocultaba envuelta en una bolsa plástica. Cuando pesaron la hierba, dio a 21.7 gramos y no pudo justificar su tenencia.

Eliézer Bladimir fue presentado en audiencia inicial 11 días después de su detención, el 17 de diciembre.

La Fiscalía logró convencer al juez, que el joven había cometido el delito de posesión de estupefacientes en perjuicio del Estado de Nicaragua y contra la salud pública, por lo que pidió admitiera acusación y fijara juicio en su contra.

Por favor, ayúdenme porque no tengo recursos, tampoco cuento con mi hijo para poder tener mi sustento, él era quien me ayudaba a mí y a mis hijos. No lo dejen en prisión porque a las personas no videntes no les dan empleo y él era mi apoyo”.
Yusuara Gutiérrez, madre.

“Ese día fue fatal, lo mandaron a prisión y dijeron que iba a juicio en enero”, dijo la madre, quien también comentó que fue la peor Navidad que pasaron.

Hace unas dos semanas Eliézer se declaró culpable y pidió al juez que no lo mandara a prisión. Su abogado también recordó que en la familia de la no vidente también hay una anciana que depende del joven. “Él era la ayuda en casa, dependíamos de lo que trabajaba, ese hijo es nuestro sustento”, suplicó la madre

Doña Yusuara sería la segunda madre no vidente que sufre la detención de un hijo y pide piedad al sistema de justicia nicaragüense. Doña Maritza Castellón, la madre no vidente del barrio Carlos Marx, también reclama la liberación de un hijo.
Asegura que joven está enfermo

Managua
Nidia Ruiz y Perla Gutiérrez

Desde que su hijo está en prisión, doña Yusuara ha tenido que pedirle a uno de sus hijos más pequeños que le sirva de guía para ir a los semáforos a pedir ayuda. Dice la mujer que el padre de sus hijos, quien también es no vidente, se ha desligado de la responsabilidad de apoyarla desde que se separaron.

“Es difícil obligarlo porque él también tiene este problema, por eso tengo que luchar y necesito libre a mi hijo”, argumenta. Contó que con mucho sacrificio ha logrado llevarle a Eliézer Bladimir alimentos y objetos personales que toda persona privada de libertad necesita.

“A mí me cuesta esto, es difícil, pensar en gastos para vivir y tener un hijo en prisión, imagínese la dificultad”, aseguró. Enfermo La madre se quejó que desde la detención de su hijo, la defensa pidió que fuera enviado a Medicina Legal para que lo revisaran pues aparentemente está enfermo.

“Él me comentó que tiene una pelota en sus partes, como una hernia, es la fecha y no lo han llevado, y él me dijo que le duele mucho, ya no hallo qué hacer”, se lamentó. Dijo que ella llama al sistema de justicia a tener consideración sobre su caso.

“Yo lo que pido es que las autoridades me lo entreguen, él sabe que lo que hizo está mal, se declaró culpable… con mi discapacidad se me hace difícil ir hasta una cárcel, hasta La Modelo, a llevarle lo que pueda, no voy a poder”, dijo. Contó que su hijo estaba trabajando en la compra y venta de chatarra, porque nunca ha dejado de trabajar.

“Él era mis ojos, yo lo necesito”, dijo .

Los límites

3
como pena mínima y 8 como pena máxima en años de prisión, establece el Código Penal en lo que corresponde a la Posesión o tenencia de estupefacientes, psicotrópicos y otras sustancias controladas, que es por lo que acusan al joven. Art. 358: “(…) Si las sustancias incautadas superan los límites de veinte gramos en el caso de marihuana y cinco gramos en el caso de cocaína o cualquier otra sustancia controlada, la pena a imponer será de tres a ocho años de prisión”.

10
gramos de marihuana es lo permitido a una persona para uso terapéutico en el país, según la Ley de Estupefacientes, psicotrópicos y otras sustancias controladas en lo que se denomina Dosis mínima. Art. 5, inciso (h) “Dosis mínima: es la cantidad de estupefacientes, no mayor de un gramo si se trata de cocaína o crack ni de 10 gramos si se trata de marihuana, que una persona porta o conserva para su propio consumo por razones médicas”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas