Sujeto mató a su pareja delante de sus hijos

La hija mayor de la mujer tuvo que pedir auxilio a los vecinos y hasta le pegó con un lampazo al femicida para defender a su mamá

José Ariel Escobar Cruz, acusado por femicidio en Matagalpa. HOY/Luis Martínez

José Ariel Escobar Cruz debe enfrentar un juicio el 4 de marzo próximo en Matagalpa, donde la Fiscalía lo acusa por el femicidio de Blanca Estela Espinoza Rojas, la mujer que estaba por cumplir 31 años y a quien habría atacado con la tranca de una puerta en presencia de tres menores.

Los hechos ocurrieron a las 11:00 p.m. del 19 de enero pasado, en el segundo sector del barrio Francisco Moreno, al oeste de la ciudad de Matagalpa, donde Escobar asestó varios trancazos a su pareja, principalmente en el rostro, por lo que ella estuvo hospitalizada y falleció el 27 de enero.

Inicialmente, el hombre fue acusado por femicidio en grado de frustración, pero en la audiencia inicial, al mediodía de ayer, el fiscal auxiliar Gerardo Barrera presentó una modificación de la acusación, calificando el delito como femicidio.

La titular del Juzgado Primero de Distrito Penal Especializado en Violencia, Ivania Sancho Centeno, admitió la modificación y los elementos ofrecidos por Barrera para demostrar la presunta responsabilidad del procesado.

Además, la judicial sostuvo la medida cautelar de prisión preventiva contra Escobar y remitió la causa a juicio, programándolo para el 4 de marzo próximo.

Niños vieron crimen

Espinoza, originaria de El Viejo, departamento de Chinandega, era madre soltera de una niña, cuando hace más de seis años conoció y comenzó una relación de hecho con Escobar, quien se desempeñaba como contador de una reconocida tienda de neumáticos para vehículos.

Además de la niña, actualmente de 13 años, Espinoza tuvo dos hijos con Escobar: uno tiene 6 años y el otro tiene 4. Los tres estaban con su madre al momento en que fue atacada, contó Daisy María Espinoza, hermana de la víctima.

Blanca trabajaba de 11:00 a.m. a 10:00 p.m. en el área de cocina de un café al centro de la ciudad de Matagalpa, donde el hombre llegó a buscarla la noche del 19 de enero, porque él quería ir a tomar licor. Ella se negó ya que sus tres hijos estaban solos en la casa.

“Mi hermana agarró un taxi y se fue para su casa. Cuando él llegó comenzó a insultarla, entonces ella le dijo que mejor se iría a dormir donde una vecina y cuando ella estaba poniéndole los zapatos al niño más chiquito, fue cuando la golpeó donde ella estaba sentada”, relató Daisy.

Según la acusación de la Fiscalía, la niña de 13 años quiso defender a su mamá y con el palo de un lampazo golpeó en la espalda al hombre, quien dejó de golpear a la mujer y procedió a levantarla del piso para llevarla a la cama matrimonial que compartían.

...

Notas Relacionadas