Madre lanza a bebé a patio de su vecino

En su defensa alega que la niña estaba viva cuando la tiró y policías la encuentran lavando su ropa para borrar evidencias.

Policías llegaron a la vivienda donde habitaba la joven que dio a luz y lanzó a su bebé hacia el patio vecino. HOY/Wilih Narváez

Rocky ladraba al ver algo extraño en el patio. A eso de las 6:00 a.m., cuando José Domingo Matamoros, de 66 años, abrió la puerta trasera de su casa comprendió la inquietud de su can: primero pensó que se trataba de un muñeco, luego observó bien y vio que era una recién nacida completamente desnuda que yacía tirada en la tierra. Junto al cuerpo estaba una placenta.

A la niña la lanzaron desde un muro de casi tres metros de alto y cayó a la propiedad de Matamoros, ubicada en la Zona Cinco de Ciudad Sandino, conocida como Francisco Álvarez. Estaba muerta y el ciudadano informó del caso a su vecina desde un pequeño cerco fabricado de pequeñas láminas de zinc.

“Fue como en la madrugada que la tiró. Ella dice a las ocho de la noche (la lanzó), el perro se lo hubiera comido. Yo digo que fue en la madrugada. Ella tenía una actitud muy mala, como si no ha hecho nada”, afirmó Matamoros, refiriéndose a la responsable del hecho: una joven de aproximadamente 21 años.

La mujer presuntamente llegó el domingo a casa de Flor Ávila, propietaria de la vivienda ubicada al lado derecho de donde habita don José. “Dicen que venía a estudiar y trabajar”, agregó. El caso fue reportado primero a los bomberos y luego a las autoridades de la Delegación Diez.

Descubierta

“Pusieron una escalera (en el muro) y vieron que estaba un charco de sangre (en casa de Flor), parece que había parido y la agarró y tiró para acá. Era una niñita”, dijo apesarado Matamoros. La joven presuntamente estaba lavando la ropa ensangrentada para borrar las evidencias cuando fue descubierta.

Policías la llevaron al patio de la casa de don José y la fotografiaron junto a la recién nacida. “Yo le dije que era un feto. Todavía cuando yo llegué tenía sangre aquí (señalando en dirección hacia el ojo), donde por cuenta al caer se reventó. La tiraron desde arriba, yo supongo porque a la orilla de ese muro mi tío tiene un árbol de mimbro, y había sangre, no sé si la niña pegó antes de caer al suelo. La sangre todavía estaba fresca”, detalló Carolina Reyes.

“Sacaron a la muchacha esposada. No sé si confesó, lo que sabemos es que la hallaron lavando donde había hecho todo. Dijo que no era de aquí”, agregó Reyes. “Cuando yo vine estaba llorando (don José) y dijo: ‘¿por qué no me la dieron a mí si no la querían?’, y lo peor que la lanzaron a su patio, eso a cualquiera perjudica”, finalizó la ciudadana.
Al sitio llegó una ambulancia del Instituto de Medicina Legal (IML), que trasladó el cuerpecito para determinar las causas de muerte de la niña.

“Mejor me la hubieran regalado a mí, para qué matar a un bebé, dicen que ya estaba completita, yo no la quise ver, no tuve el valor, es que me da pesar. Un bebecito indefenso”, dijo Martha Díaz, mientras cargaba en sus brazos a uno de sus nietos.

Oficiales de la policía de ciudad Sandino mientras en la casa donde recientemente había llegado a vivir la madre de la bebé muerta. HOY/Wilihi Narváez
Oficiales de la policía de ciudad Sandino mientras en la casa donde recientemente había llegado a vivir la madre de la bebé muerta. HOY/Wilih Narváez

 

Delito de hasta 25 años

Los detalles sobre la muerte de la bebé en la Zona Cinco de Ciudad Sandino aún no han sido explicados por las autoridades policiales. Sin embargo, en materia de ley, el abogado Noel Salazar expresa que esos detalles pesarán en caso que la madre enfrente una acusación por la vida de la niña.

Como se trata —aparentemente— de un delito contra la vida de un ser humano recién nacido, no puede llamársele aborto inducido. Tampoco es un homicidio común, la calificación legal según el doctor Salazar es parricidio.  “Quien, a sabiendas del vínculo que lo une, prive de la vida a su ascendiente, descendiente, hermano, cónyuge o conviviente en unión de hecho estable, será sancionado con una pena de 15 a veinte años de prisión”, establece el artículo 139, del Código Penal de Nicaragua (CPN), en lo que se refiere al parricidio.

El abogado Salazar explica que esta es la calificación, que —de manera provisional—, puede ser utilizada para abrir un proceso en contra de la madre, siempre y cuando no se olvide tratarla bajo el principio de “presunta responsable”, pues aún no hay una sentencia por parte de un juez.

Caso delicado

En cuanto a los años de condena que podría aplicarse en un crimen como este, según lo dictado por el CPN, es de 15 como mínimo hasta 25 años de prisión, si se logra probar que en el delito en sí concurren circunstancias propias del asesinato.

“Y en este caso, el abandono del menor, que es un persona indefensa, una bebé, puede tomarse como una de esas circunstancias”, puntualiza el doctor Salazar. El artículo 140 de la Ley 641, dice que el que prive de la vida a otro en circunstancias donde impere la alevosía o ensañamiento, realiza el delito de asesinato.

...

Notas Relacionadas