Trágico fin de maestra jubilada hallada sin vida en el barrio la Fuente

Docente estaba desnuda y en estado de descomposición y su hijo la quería revivir al sacarle "espíritu maligno"

Profesora

La casa donde habitaba la maestra Isabel Rivas con su hijo Dirián, permanece deshabitada y con cintas de advertencia de la Policía Nacional. HOY/Archivo

HOY

Los últimos años de vida de la maestra jubilada Isabel Antonia Rivas, de 54 años, fueron de sufrimiento a causa de las enfermedades que padecía. Pero más trágica fue su muerte, pues fue encontrada sin vida en su casa, en estado descomposición, con el cuerpo totalmente desnudo, lleno de una especie de aceite o grasa negra y sentada en un asiento pequeño en la esquina de su cuarto en la vivienda que compartía con su único hijo, en el barrio La Fuente, Managua.

La docente, que se había jubilado hace aproximadamente unos 10 años a causa de las enfermedades, habitaba con su único hijo Dirián Pichardo Rivas, de 37 años, quien dejó de laborar como ingeniero agrónomo para dedicarse a cuidar a su madre, según dijeron vecinos.

Madre e hijo solo vivían encerrados en la vivienda y pocas veces se les veía en la calle, aseguraron varios vecinos al Periódico HOY.

Desde hace unos cinco días nadie había visto a la maestra y su hijo.

Al muchacho, quien era un ferviente católico, lo observaron cuando estaba en misa de la iglesia del barrio La Fuente, una tarde de un día no específico, y este le manifestó al párroco que fuese a rezar por su madre que estaba enferma, pero el sacerdote le dijo que invitara a los vecinos.

Peleó con espíritu maligno

Dirián siguió el consejo del cura y le manifestó a sus vecinos que fuesen a su casa a rezar por la salud de su madre Isabel, que estaba enferma.

Una de las vecinas que iba asistir a rezar era Nora Argentina Alonzo García, de 73 años, amiga de la maestra.

Alonzo manifestó que cuando Dirián la invitó vio extraño el comportamiento de este, pues le manifestó que su madre “se le fue” (había muerto), pero que a doña Isabel se le había transfigurado el rostro y que él le sacó el espíritu maligno, lo logró vencer y salvó a su madre.

Alonzo dijo que con doña Chayo, doña Tere y otro vecino llamado Juan, fueron a rezar a la casa de la maestra jubilada y se reunieron a las 8:00 de la noche del viernes 1 de febrero de 2019, en la esquina de la vivienda.

La puerta de la casa estaba cerrada, golpearon y les abrió Dirián. “Cuando nosotros entramos Dirián estaba rezando el rosario y tenía el equipo de sonido encendido con los cantos de la Virgen María”, contó doña Nora.

Una impresión horrible

La señora dijo que se sintieron inquietos cuando entraron a la vivienda porque sintieron un hedor insoportable. “Cuando nosotros entramos fue una impresión horrible, la señora (Isabel Rivas) estaba muerta, inflamada; estaba en una esquina de su cuarto, sentada en un asiento bajito; ella se miraba inflamada, estaba desnuda completamente, todito su cuerpo estaba inflamado, se miraba como que le habían echado grasa o contil, todo el cuerpo estaba negro; al entrar uno y ver la escena, uno se impresiona. Todos nos impresionamos y dijimos, ‘vámonos, vámonos’”, manifestó doña Nora, aún asustada por la escena de horror que le tocó vivir.

Doña Nora asegura que como estaba el cuerpo de la víctima, todo hace indicar que su muerte no era de ese mismo día.

Vecinos que omitieron sus nombres expresaron que doña Isabel tenía problemas psicológicos y su hijo, a raíz de empezarla a cuidar, también sufrió los mismos problemas.

La Policía llegó al lugar del hecho alertada por los vecinos. Detuvo a Dirián y se lo llevaron esposado para investigarlo; el cuerpo de la maestra fue llevado a Medicina Legal, para conocer las causas de su muerte.

Piden llegue el Minsa

Vecinos piden al Ministerio de Salud (Minsa) que llegue al lugar porque el hedor persiste en la vivienda y temen que se desate algún brote de enfermedades. También dijeron que en la casa de la maestra quedaron varias mascotas solas: perros, gatos, chocoyos y un conejo.

...

Notas Relacionadas