La pequeña vandálica cumplió siete meses

Mirelys Juleisy Gutiérrez nació en el tranque del San José

Mirelys Juleisy, tranque, san josé, carazo, golpistas, héroes, Ana Damaris Mojica

Ana Damaris no olvida aquel momento del 13 de junio en que parió a su hija atravesando barricadas y en donde había lluvia de balas y morteros, los que luego cesaron. HOY / Mynor García

HOY / Carazo

Entre morterazos y balas nació el 13 de junio del año pasado Mirelys Juleisy Gutiérrez, en el puesto médico del Colegio San José de Jinotepe. La pequeña que ahora tiene siete meses, fue la primera en nacer en ese centro de estudios.

María de la Cruz Lorente Arias, Ana Julia Osorio Padilla y Karen Isabel Vega Sánchez son las otras tres mujeres que parieron en el puesto médico del Colegio San José de Jinotepe.

La sonrisa de Mirelys Juleisy contagia de alegría a todos los miembros de su familia, especialmente a su madre Ana Damaris Mojica. La pequeña se ha ganado el cariño de todos los vecinos del barrio y la conocen como la pequeña vandálica, sobrenombre que no le molesta a su progenitora.

Mirelys goza de buena salud, toma su baño a las 9:00 de la mañana a veces antes y la comida que más le gusta es la sopa de pollo.

“La verdad mi niña ha sido una bendición, porque aquí todos la quieren. Ella es alegre, le gusta bailar y ver muñecos en la televisión”, contó Ana Damaris.

La menor fue presentada en la iglesia evangélica que visita su madre y el pastor fue quien le llamó vandálica. “El pastor dijo que era un agrado presentar a la niña vandálica y pues ahora así muchos la conocen”, sostiene la mujer de 30 años.

Las amistades de Ana preguntan por la niña no por su nombre, sino ahora por vandálica. Victoria Abril fue el nombre que autoconvocados de Carazo le sugirieron, pero después de meditar, se decidieron por el que ella y su esposo Carlos Gutiérrez, ya habían elegido, el de Mirelys Juleisy.

Acta de nacimiento

Azucena Muñoz, abuela materna de Mirelys, afirma que Dios fue quien cuidó de su hija y nieta. En la pared de su casa mantiene un cuadro con dos fotografías e historia de la niña que se publicó en ese entonces.

Ana Damaris manifestó que fue una odisea inscribir a su pequeña, un mes anduvo del timbo al tambo, al final lo pudo hacer en la Alcaldía de Diriamba.

“Me fui al hospital (Regional Santiago) y me dijeron que no me podían dar el papel (acta de nacimiento) porque la niña no nació ahí… busqué al director del hospital y me dijo lo mismo. Luego me trasladaron al centro de salud de mi comunidad, pero tampoco me resolvieron, fui hasta el de San Marcos y nada, pero la doctora que me atendió ahí llamó a otra doctora del centro de salud de Jinotepe y fue así que me lo extendieron, pero me costó”, aseguró Mojica.

Héroes no golpistas
Aunque el Gobierno tilde a los autoconvocados de golpistas y terroristas para Ana Damaris los manifestantes fueron unos héroes.

Doña Azucena piensa lo mismo. “Los muchachos fueron como unos ángeles, porque ayudaron a mi hija, si no hubiese sido por ellos, ella hasta hubiese muerto, los delincuentes no hacen eso”, sostuvo.

Agregó que cuando su nieta nació los manifestantes le llevaron hasta el hospital regalos a la niña y espera en algún momento darles las gracias en persona. A todos los que colaboraron en el parto Ana Damaris, les agradece, “porque lo que hicieron no lo hace cualquiera, fue Dios quien les tocó el corazón para ayudarme en ese momento”.

...

Notas Relacionadas