Nadie se escapa a las reformas fiscales

La Asamblea Nacional pospuso la aprobación de la medida

Reformas fiscales, chucherías, productos, IVA, impuestos, asamblea nacional

Las alzas de los productos vendrán en cadena y afectarán desde las pequeñas pulperías hasta los grandes establecimientos. HOY / Archivo

HOY

Nadie se salvará de las reformas fiscales: hasta el 90 por ciento de los productos de consumo nacional sufrirán alza. Se alterarán los precios desde los grandes supermercados hasta el más humilde puesto informal de chucherías de las paradas urbanas de buses.

“No escapa nadie. Es una cadena de alteraciones de precios que se sentirá a todas las escalas sociales: desde el que llena su carrito de compras en un supermercado exclusivo hasta la señora de las canasta de chicles, cigarros y tortillitas. Todos vamos a pagar más por lo que consumimos”, advierte el sociólogo y economista Cirilo Otero.

El director del no gubernamental Centro de Iniciativas de Políticas Ambientales explica que la propuesta del régimen grava impuestos por dos vías: eliminando exoneraciones del Impuesto General del Valor (IVA) de varios productos y estableciendo nuevas tasas a productos a través del Impuesto Selectivo de Consumo (ISC).

A criterio de Otero, la aplicación del IVA y el ISC a nuevos productos crea un efecto de alzas en cadenas que al final encarecerá el precio final de todo lo que hoy en día se ofrece en un supermercado, una distribuidora, una pulpería, un tramito de mercado y un canasto ambulante.

“Al perder muchos productos la exención del IVA con esta reforma, el importador clava el nuevo valor al distribuidor, este trasladará el aumento de costo de su mercadería al detallista y este trasladará el nuevo precio al consumidor final, que ante esta situación tiene dos opciones: o gasta más o compra menos”, señala Otero.

Sin IVA

Un economista independiente, tras revisar la propuesta de reforma, determinó que 19 productos que estaban exonerados del IVA perdieron esa exención y, por lo tanto, variarán de precios.

Los productos son azúcar refinada, azúcares no tradicionales, aceites comestibles (menos el de soya y palma), café molido desde 115 gramos —café instantáneo—, chuleta de pescado, pastas alimenticias (fideos, coditos, etcétera), ayote, naranjas, pan dulce tradicional (picos, pudines, polvorón, etcétera), diferentes cortes de carne de res (menos la posta y las vísceras), algunas piezas de pollo, papel higiénico, jabones de lavar y de baño, detergentes, pasta de dientes y cepillos de dientes, desodorantes, escobas, fósforos y toallas sanitarias.

Sesión hasta el martes

La Asamblea Nacional decidió posponer la aprobación de la reforma a la Ley de Concertación Tributaria, la cual estaba prevista para hoy 1 de febrero, fecha en que también entra en vigencia el draconiano ajuste a la seguridad social, que achica drásticamente las futuras pensiones, aumenta la contribución de las empresas y trabajadores, entre otras medidas.

La diputada liberal y miembro de la Comisión de Economía, Presupuesto y Producción de la Asamblea Nacional, Azucena Castillo, confirmó que recibieron la notificación la tarde de ayer por parte de la secretaria de la junta directiva de la Asamblea Nacional, sin mayores explicaciones.

Además señaló que tienen sesión hasta el martes de la próxima semana, pero no está clara si ese día se abordará el paquetazo fiscal.

Tanto la reforma a la Ley de Concertación Tributaria (LCT) como el ajuste paramétrico del reglamento de la Ley de Seguridad Social han provocado rechazo generalizado en las cámaras del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), que desde ayer han emitido comunicados al respecto.

“Es una reforma confiscatoria y consideramos promovería la descapitalización de las empresas, la fuga de capitales, la falta de inversiones y por último la iliquidez, insolvencia e inevitable quiebra de muchas empresas; aumentará la tasa de desempleo y provocará desplazamiento de las actividades económicas al mercado informal”, alertó el Cosep en un análisis que tituló “Golpe de Estado a la economía”.

El orteguismo busca con urgencia 317 millones de dólares con la reforma fiscal relámpago, para supuestamente crear un colchón fiscal para afrontar el impacto de la crisis política en las finanzas públicas.

El sector privado alertó que dicha reforma aumentará en más del 50 por ciento los precios de al menos el 70 por ciento de los productos de la canasta básica.

Hasta las chucherías
También hicimos otro ejercicio de revisión de productos gravados con el Impuesto Selectivo de Consumo (ISC) propuestos en la ley de reforma fiscal y encontró que, aparte de las gaseosas, cigarrillos, cervezas y rones, se aumentaron impuestos de diferentes tasas a estos: cebolla, papa, mantequilla, preparados de agrios (cítricos), helados a base de leche e incluso cacao, corn flakes, diferentes productos de cereales (incluyendo el pinolillo), bebidas azucaradas de sabores artificiales a base de pulpas de frutas, jugos naturales, jugos concentrados y otros preparados industrialmente (como Hi-C, jugos de naranja y otros en cajas y botellas).

Además se les aplicó la tasa de 10 por ciento de ISC a las diferentes presentaciones de chucherías y botanas (como meneítos, tortillitas, chicharrones, papitas, platanitos y otros obtenidos a partir de frituras).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas