Transmite su felicidad y gran carisma

A doña Maritza la buscan por la amabilidad con que atiende a los clientes, así ha sido por 39 años

Doña Maritza tiene un gran carisma para atraer a los clientes, asegura que muy pocas veces anda desanimada, y si tiene algún problema trata de no transmitirlo a sus marchantes. HOYFOTO: Jader Flores

HOY

Doña Maritza López llegó al mercado Roberto Huembes hace 39 años. Aunque su intención nunca fue quedarse a trabajar pues solo andaba de pasadita buscando a su sobrino Ronald López, quien en ese entonces era el administrador del centro de compras, se le presentó una oportunidad que por curiosidad no dudó en aceptar.

“Mi sobrino tenía un tramo a nombre de una de sus hijas, entonces me propuso trabajar con él, en ese momento no tenía idea de cómo se administraba un negocio, pero tenía las ganas, la curiosidad de saber qué era trabajar en un mercado y me quedé, fue lo mejor que pude haber hecho”, dice doña Maritza quien vende ropa en un tramo del Huembes.

A doña Maritza también la conocen en el Huembes como “la tía”, precisamente porque todos manejan que su sobrino fue gerente de la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema) del centro de compras. Hasta la fecha, la mayoría la llaman así.

“La verdad es que estoy orgullosa de todo lo que he logrado desde este mercado del que también soy fundadora. Si no tengo un tramo ahora, ha sido porque yo así lo he querido, prefiero administrar o apoyar a otra persona porque yo misma me hago mi salario, gano en base a lo que vendo”, menciona la marchante.

Carisma

Aunque tiene 39 años en el centro de compras no tiene las intenciones de retirarse por el momento, sino todo lo contrario. HOY/FOTO: Jader Flores

A doña Maritza lo que nunca le falta es una sonrisa en el rostro. Sus principales características son la responsabilidad, amabilidad, apasionada por lo que hace y comunicativa.

“Yo siempre hago sentir al cliente como si estuviera en casa. Los atiendo como si fueran mis hijos a los más jóvenes y como si fueran familiares a los más adultos. Tengo clientes que me vienen a buscar de lejos, precisamente porque yo tengo paciencia, como me gusta lo que hago, siempre estoy sonriente y feliz viviendo cada día con la misma emoción de hace 39 años cuando comencé aquí”, expresa la marchante.

López también ha servido de inspiración para otras marchantes que apenas inician en el mundo del mercado.

“Yo les he enseñado a las que vienen a trabajar a la tienda o en las cercanías todo lo que yo he venido aprendiendo con el paso de los años. Les oriento sobre el trato a los clientes, sobre su comportamiento a la hora de hacerles el llamado para que se queden a comprar, lo hago porque sé que al inicio todo cuesta, pero cuando le agarran el hilo ya no quieren marcharse, porque cada día en el Huembes es una experiencia nueva, yo lo digo con seguridad porque lo he vivido”, subraya doña Maritza.

 

Fiel creyente
Doña Maritza es una mujer de fe, menciona que todos los días le pide a Dios que bendiga el negocio que ella maneja, y a pesar de la situación que atraviesa el país ella no ha dejado de recibir dinero para su pan de cada día.

“La fe mueve montañas, mientras Dios exista nosotros no vamos a perecer, mis aspiraciones son seguir siendo mejor persona, un ejemplo para otras, es un lindo regalo”, subraya.

...

Notas Relacionadas