Más nicas quieren irse del país por crisis

Encuesta de CID Gallup Nicaragua dice que uno de cada dos quieren huir no solo de la represión sino del desempleo y la mala economía

Salvador Morales ya tomó una decisión: se va del país con toda la familia. El hombre tiene dos justificaciones; se quedó sin empleo y no ve cerca una solución a la crisis que vive Nicaragua.  Morales forma parte de esa estadística que ayer hizo pública la más reciente encuesta de la firma CID Gallup en Nicaragua y que asegura, entre otros hallazgos, que uno de cada dos habitantes del país quiere irse.

Nicaragua vive desde abril pasado su peor crisis sociopolítica en décadas. La cantidad de muertes supera los 500 y se cuenta otra gran cantidad de presos políticos.  Pese al rechazo local e internacional y la aplicación de sanciones específicas, el gobierno de Daniel Ortega no ha querido reactivar el diálogo para encontrar una salida a la crisis.

“Aquí todo el mundo tiene claro que la solución a los problemas del país pasa por una solución al problema político, hay que solucionar eso primero”, asegura el economista Luis Núñez Salmerón, consultado al respecto. De acuerdo con el estudio, el 50 por ciento de los 1,189 encuestados mostró “deseos de migrar” hacia otro país, frente a un 49 por ciento que dijo no tener dichas aspiraciones, y un uno por ciento que no respondió.

En los últimos meses son miles los que han dejado el país por la crisis sociopolítica. HOY/Archivo
En los últimos meses son miles los que han dejado el país por la crisis sociopolítica. HOY/Archivo

Destinos de exilio

Al ser consultados si han valorado la posibilidad de migrar, más allá de los deseos, el 35 por ciento de los entrevistados respondió que sí, el 64 por ciento dijo que no y el 1 por ciento prefirió no responder. Sebastián Altamirano esperaba ayer su bus en una parada de Managua. Al ser consultado sobre este tema, dijo que no le sorprendía que la mitad de la gente quiera irse del país, dada la situación actual.

“Aunque duela decirlo, estamos viviendo un momento complicado en el país”, comentó. “No podemos estar todo el tiempo en zozobra, si tenemos la oportunidad de irnos y llevarnos a nuestra familia no hay que pensarla dos veces, yo en esas ando”, confesó Altamirano, quien también tiene problemas de empleo.

Costa Rica, vecino del sur de Nicaragua y que ha mostrado su apoyo a los nicaragüenses que huyen de la crisis, fue el destino más citado de quienes consideran migrar, con el 24 por ciento, según la encuestadora. Las autoridades de Costa Rica han dicho que cerca de 40 mil nicaragüenses han emigrado como consecuencia de la feroz represión desatada por el gobierno de Ortega. Unos 23 mil se encuentran en condición de perseguidos políticos.

A Costa Rica, como destino, le siguen Panamá con un 22 por ciento, Estados Unidos con el 19 por ciento, España con el 15 por ciento y Canadá con el 3 por ciento, mientras que el restante 17 por ciento, mostró diversos destinos.

La población nicaragüense continúa esperando que el gobierno admita sus errores y ceda al diálogo para una solución. HOY/ Archivo
La población nicaragüense continúa esperando que el gobierno admita sus errores y ceda al diálogo para una solución. HOY/ Archivo

Familias agobiadas

La encuesta fue realizada entre el 4 y el 10 de enero, según la firma consultora, con un nivel de confianza del 95 por ciento y un margen de error de 2.8 por ciento. A Núñez Salmerón las estadísticas le dejan claro que es un llamado al gobernante a buscar soluciones urgentes para evitar más deterioro al país.

“El comercio no está funcionando, se han perdido plazas de trabajo y la economía familiar está sufriendo un rápido deterioro también. Eso explica el porqué la gente se está yendo y hay que decirlo, es grave”, advierte el economista.
A Salvador Morales, lo aguarda su hermana en Ecuador. Comparte que le pidió ayuda, porque en el país ha buscado empleo por todos lados y no encuentra.

“Ya estoy tramitando mi pasaporte y el de toda mi familia, solo estamos esperando un dinero que nos va a mandar una hermana que tengo en Ecuador y nos vamos con ella a empezar una mejor vida”, asegura el capitalino. “Me quedé sin trabajo desde hace algunos meses y aquí no he podido encontrar nada, tengo que buscar otro rumbo”, explica Morales.

Doña Ileana Castillo.
Doña Ileana Castillo.

 

Otros pobladores, como Ileana Castillo López, se declaran optimistas y dicen que aunque irse es una opción, creen que deben seguir luchando con fe en que la situación puede mejorar.  El economista, por su lado, señala que los datos deben inquietar, porque antes la gente solo se quejaba de la falta de empleo y ahora expresan que también les preocupa el rumbo que lleva el país y su economía.

 

Nada está normal
50 por ciento de los 1,189 encuestados en el estudio de la firma CID Gallup Nicaragua ha expresado su deseo de dejar el país, dada la difícil situación sociopolítica y económica. 24 por ciento de los nicaragüenses que expresaron su deseo de dejar el país por la crisis prefiere Costa Rica como destino, le sigue Panamá, Estados Unidos y España. 46 por ciento de los encuestados para el estudio dijo estar “peor o mucho peor” que en enero del año pasado, frente al 24 por ciento que respondió de forma similar hace un año.

Crisis se traga economía

La economía del hogar y la crisis política son las dos principales preocupaciones de la población de Nicaragua, de acuerdo con la encuesta de CID Gallup Nicaragua.  La firma señala, con base en su estudio, que el 32 por ciento de 1,189 nicaragüenses encuestados en los primeros días de enero tiene como su principal preocupación cubrir las necesidades básicas, y un 20 por ciento mostró mayor inquietud por la crisis política.

El desempleo fue la respuesta del 15 por ciento de los entrevistados, y el “temor por los hijos y la opresión del Gobierno” inquietó al 10 por ciento, en tanto un 5 por ciento dijo estar preocupado por el crimen y la violencia.

En picada

De acuerdo con el estudio, apenas un 14 por ciento dijo estar en estos momentos “mejor o mucho mejor” que el año pasado, contrario al 38 por ciento que dio la misma respuesta en enero de 2018. La tendencia fue confirmada por el 46 por ciento que dijo estar “peor o mucho peor” que en enero de 2018, frente al 24 por ciento que respondió de forma similar hace un año.

Luis Núñez señaló aquí que debe llamar la atención como las cifras que había venido dando el gobierno sobre el crecimiento económico se desploman en nueve meses de crisis social y política.  “Si desde años pasados la economía de Nicaragua viene registrando altos índices de crecimiento de 6, 5 y 4 por ciento y en 8 meses vemos un -4 por ciento, eso quiere decir que no teníamos una buena base económica y debe revisarse lo que se venía haciendo”, aconsejó el economista.

Las cosas andan mal en el país desde abril del pasado, cuando el gobierno aprobó unas medidas a la seguridad social que castigaban el bolsillo de pensionados, asegurados y empresarios.  La reforma generó un descontento que el gobierno aplacó con represión y muerte, por lo que hoy se pide a nivel local e internacional la salida del poder de Daniel Ortega y elecciones adelantadas.

Ortega se mantiene por la fuerza y suspendió un diálogo que buscaba una salida a la crisis que persiste en Nicaragua.
Aunque el Gobierno de Nicaragua esperaba crecer en un 4.5 o 5 por ciento en 2018, la crisis ha hecho que el Fondo Monetario Internacional (FMI) espere una contracción de 4 puntos porcentuales.
Aun así, Ortega mantiene congelado el diálogo y apuesta a una normalización por la fuerza, que no le ha dado un solo fruto.

Canasta básica lejos del salario

El precio de la canasta básica en Nicaragua, que incluye alimentos, artículos para el hogar y ropa, cerró en 13,564 córdobas con 66 centavos, más del doble del salario mínimo vigente que es de 6,166 córdobas con 22 centavos, informó el Banco Central.

El precio de la canasta básica en diciembre pasado alcanzó los 13,564 córdobas con 66 centavos (418.8 dólares al cambio oficial de ayer) y en noviembre se ubicó en 13,540 córdobas con 19 centavos (418 dólares), precisó el banco emisor del Estado en un informe.

El costo total de la canasta básica de diciembre de 2018 fue también superior a la del mismo mes de un año antes, cuando cerró en 13,331 córdobas con 96 centavos (411.6 dólares), de acuerdo con la información.

El grupo de alimentos representó el 66 por ciento del valor de la canasta básica a diciembre pasado, mientras que el otro 34 por ciento restante fue distribuido entre el grupo vestuario y el grupo de bienes para usos del hogar.

La canasta básica en Nicaragua está integrada por 53 productos distribuidos en alimentos básicos, artículos para el hogar y vestuario.

Economistas independientes han advertido que con el salario mínimo promedio en Nicaragua, de 6,166 córdobas con 22 centavos, se cubre solo un 45.4 por ciento de la canasta básica, es decir no se gana para adquirirla.

...

Notas Relacionadas