Quieren manipular la fe, dice padre César Augusto Gutiérrez

Rosario Murillo expresó recientemente que en las actividades de bendición trabajarían muy cercano a pastores, iglesias, líderes religiosos, la comunidad y la familia

Jornada, bendición, rosario murillo, manipular la fe, iglesia, sacerdote

La iglesia ha sufrido ataques; en julio pasado ocurrió uno en Jinotepe. HOY / Archivo

HOY

El sacerdote César Augusto Gutiérrez calificó como un “intento más de manipulación de la fe”, la decisión del régimen de Daniel Ortega de realizar una serie de actividades de bendición que se ejecutarán en la ciudad de Managua, con énfasis en los lugares donde “hubo conflictividad”.

El padre Gutiérrez salió del país por amenazas de muerte y cárcel, pero mantiene un constante monitoreo sobre la crisis sociopolítica en Nicaragua. El pasado 8 de enero, la vicepresidenta designada por el poder electoral, Rosario Murillo, dijo que realizarían 224 actividades de unción y bendición en Managua.

Murillo, que en noviembre pasado fue sancionada por el Gobierno de Estados Unidos a través del Departamento del Tesoro por graves abusos a los derechos humanos, expresó que en las actividades de bendición trabajarían muy cercano a pastores, iglesias, líderes religiosos, la comunidad y la familia; todo como parte de la estrategia de diálogo, reconciliación, trabajo y paz en el país, pese a que la Policía Orteguista (PO) mantiene el asedio y la persecución contra los autoconvocados.

Para el sacerdote Gutiérrez, “lo que debería estar haciendo la primera responsable de esos crímenes (más de 500 víctimas mortales) es pidiendo perdón y sometiéndose a la justicia. Con el ‘aceite’ de la unción no pueden borrar tanta sangre que clama al cielo”, expresó. El pasado viernes se realizó una de las actividades de bendición en la subestación de la Policía Orteguista del barrio San Judas, según información de medios oficialistas. En esta participaron agentes de la PO, institución que ha sido señalada por recetar plomo a los manifestantes.

...

Notas Relacionadas