Exembajador panameño en OEA: votos del Caribe decidirán suerte de Nicaragua

El exmbajador de Panamá recalcó el "efecto muy negativo" que conlleva la suspensión de un miembro de la OEA, ya que "lo saca de todos los organismos internacionales"

oea, votos, nicaragua, países, caribe, carta democrática,

Para aprobar la suspensión, la mayor forma de sanción que tiene la OEA, son necesarios 24 votos. HOY / Tomada de la web de la OEA

HOY / Panamá

Una eventual suspensión de Nicaragua de la Organización de Estados Americanos (OEA) dependería en gran medida de los votos de los países del Caribe, comentó ayer a Acan-Efe el exembajador de Panamá ante ese organismo Guillermo Cochez.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, invocó el jueves la Carta Democrática Interamericana para activar así una serie de procesos que podrían culminar en la suspensión de Nicaragua.

“Nos vemos obligados a empezar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana” dijo Almagro en referencia a Nicaragua, un país sumido desde abril pasado en una crisis que ha dejado centenares de muertos, además de detenidos que son acusados de “golpistas” y “terroristas” por el Gobierno de Daniel Ortega.

“Quisiera aferrarme a que usted y su Gobierno asuman la dignidad de asumir errores, de volver a principios que los llevaron a la democracia en Nicaragua”, añadió Almagro dirigiéndose al embajador nicarag ense ante la OEA, Luis Alvarado, durante una sesión extraordinaria para tratar el tema de Nicaragua.

La Carta Democrática Interamericana es un instrumento jurídico aprobado en 2001 para la preservación de la institucionalidad democrática en Latinoamérica.

Su artículo 20 establece que el secretario general o cualquier Estado miembro de la OEA puede solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente cuando en un país de la organización “se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático”.

Entonces, el Consejo Permanente de la OEA debe decidir si existe esa “alteración” del orden democrático y, a partir de entonces, se pueden tomar distintas gestiones diplomáticas.

De fracasar estas, se inicia un proceso que podría llevar a la convocatoria de una Asamblea General extraordinaria, el foro político más importante de la OEA, en el que los cancilleres de América podrían suspender a un Estado miembro si estima que “se ha producido la ruptura del orden democrático”.

Cochez explicó a Acan-Efe que en esa eventual Asamblea General extraordinaria se requerirán los votos de las dos terceras partes de los cancilleres de América para decidir la suspensión de Nicaragua del organismo hemisférico.

El que se suspenda a Nicaragua va depender en gran medida de que “el Caribe vote a favor de (la propuesta de) Almagro”, una posibilidad que el exembajador no descarta porque ese bloque “se ha pronunciado a favor de Guyana” en un conflicto petrolero con Venezuela, líder de los países con gobiernos autodenominados progresistas, entre ellos Nicaragua.

Cochez indicó que este proceso se ha intentado con Venezuela, pero no ha prosperado porque no se han alcanzado los votos necesarios.

El exmbajador de Panamá recalcó el “efecto muy negativo” que conlleva la suspensión de un miembro de la OEA, ya que “lo saca de todos los organismos internacionales”.

“La última Asamblea (general extraordinaria) que aplicó la Carta fue el 5 de noviembre de 2009, yo estaba allí, y fue a Honduras” a raíz del golpe de Estado que derrocó al entonces presidente Manuel Zelaya (2006-2009), recordó Cochez.

...

Notas Relacionadas