Cristofer Rosales deja el título en Inglaterra al caer por decisión ante Charlie Edwards

Los jueces vieron claramente que Rosales perdió al darle la victoria a Edwards con una puntuación algo exagerada por lo visto en el cuadrilátero

Edwards domina a Rosales. LAPRENSA/ CORTESÍA

El corto reinado de Cristofer Rosales acabó este sábado en Inglaterra. El combate que se suponía catapultaría su carrera con una segunda defensa lo frenó el inglés Charlie Edwards, arrebatándole el título de las 112 libras del CMB. En una pelea cerrada, el Látigo quedó a deber en condiciones físicas y agresividad, algo que su oponente mantuvo hasta el final y obtuvo recompensa.

Los jueces vieron claramente que Rosales perdió al darle la victoria a Edwards por 118-110, 117-111 y 116-112, una puntuación algo exagerada por lo visto en el cuadrilátero, donde el inglés lució más rápido en sus movimientos y apegado a su plan de pelea.

Rosales tragó demasiado golpes en todo el combate. No era la versión que se esperaba de él en una pelea en la cual nunca estuvo cómodo ni lució sobrado ante su oponente. ¿Qué le pasó al Látigo? Quizás le pasó factura la falta de reconcentración para una pelea que en teoría era accesible, porque Edwards no era ni la mitad de peligroso que el japonés Daigo Higa y el norirlandés Patty Barnes, a quienes noqueó este año. Quizás por eso se confío.

No hubo round de estudio. Desde el primer asalto ambos se fajaron en el centro de ring, buscando intercambio de golpes. Edwards mantuvo la distancia y el Látigo lo persiguió hacia todos los sectores, conectando golpes principalmente a la cabeza del inglés. El mismo tren de pelea tuvo en el segundo episodio, pero esta vez el inglés pegó mejores golpes; el último a finalizar el asalto que hizo desbalancearse a Rosales, quien mantuvo la iniciativa aunque falló mucho.

Rosales tragó más golpes de lo esperado en el tercer asalto. Edwards pegó y salió constantemente del radar del pinolero, quien no pudo cortar las entradas y salidas. Un buen gancho conectado por el muchacho de la Colonia Nicarao fue su mejor ataque, pero el inglés replicó con otra conexión que le permitió mantener ventaja.

Edwards sangró en el séptimo por un cabezazo, pero eso no limitó sus deseos de ser campeón.

...

Notas Relacionadas