Despale y la roya acabaron el café que se cultivaba en Chinandega

En Chinandega este año no se cosechó el grano rojo

café, chinandega, de altura, tala, roya, financiamiento, volcán, pérdida, cultivo

La tala de los bosques, los incendios forestales y la falta de financiamiento acabaron con el café de altura en Chinandega. HOY / Saúl Martínez

HOY / Chinandega

Los incendios forestales, la plaga de la roya y la tala de los árboles fueron algunos de los factores que terminaron con el cultivo del café en tres fincas que se ubican en el complejo volcánico El Chonco-San Cristóbal. La última cosecha se dio en el ciclo 2016-2017.

Rigoberto García, presidente de la Asociación Ambientalista Fuente Verde que protege la finca Banderas, a 700 metros de altura sobre el nivel del mar, en el denominado mancuerno del volcán San Cristóbal y los límites del cerro El Chonco, en el municipio de Chinandega, indicó que gran parte del cultivo lo atacó la roya y otra parte se perdió entre la maleza.

García lamentó la falta de financiamiento para el cultivo del café. En la finca cuya extensión es de unas 480 hectáreas de bosque protegido por la junta directiva de comunitarios, se cultivaba café desde hace más de 50 años en unas 16 manzanas, de las variedades caturra, maragogipe y el criollo (arábica). Para reactivar la siembra, según los encargados del lugar, se requiere financiamiento.

Cada temporada en la finca Banderas se mejoraban las condiciones del lugar, de alojamiento y alimentación para que la veintena de cortadores que llegaban en diciembre desde las comunidades de La Bolsa, La Mora y San Isidro en cada una de las 16 manzanas cortaran entre 12 y 18 quintales de café en los últimos años.

Marbellí García, experta catadora, documentó a la Asociación Ambientalista Fuente Verde que el café de altura en Chinandega alcanzaba 80 puntos de calidad.

Arturo Cano-Díaz, promotor turístico en finca San Cristóbal-Las Rojas, dijo que 32 manzanas dejaron de producir café debido a los gases y cenizas del volcán San Cristóbal.

Esta finca con una casa hacienda vistosa a la que llegan turistas internacionales y locales, posee como sitio atractivo el beneficio.

Cano-Díaz reveló que descubrieron hace varios días una hectárea de cultivo silvestre de café, con plantas cargadas del fruto rojo.

“Ese café que encontramos silvestre es eminentemente orgánico”, refirió Cano-Díaz.

En el complejo volcánico Chonco-San Cristóbal otra de las fincas productoras de café es Paniagua, en una treintena de manzanas que también luce solitaria esta temporada.

Cano-Díaz indica que según escritos del matagalpino Eddy Kühl, a las faldas del volcán San Cristóbal llegaron desde El Salvador las primeras plantas de café en 1832.u

...

Notas Relacionadas