Reflexión Cristiana: El cariño se expresa

Todos necesitamos que nos demuestren con caricias físicamente lo que nos quieren y lo importante que somos para ellos, porque gracias al contacto físico nos sentirnos muy bien.

HOY/Istockphotos.com

Todos necesitamos que nos demuestren con caricias físicamente lo que nos quieren y lo importante que somos para ellos, porque gracias al contacto físico nos sentirnos muy bien.

En este tiempo de purísimas y de Navidad, cuando nos encontramos con la familia, con los amigos, con los seres queridos, y cuando nos abrazamos, se nos olvidan los dolores, las penas, las tristezas, ansiedades y depresiones, y nos sentimos mucho mejor en general, tanto si somos nosotros los que abrazamos y besamos como si somos los receptores.

Unos experimentos demostraron que los abrazos consiguen aumentar las ganas de vivir en enfermos graves, y comprobaron que con 4 abrazos diarios se puede sobrevivir, con 8 se puede uno mantener y con doce, se consigue crecer como persona.

Cuando visito a mi papito y nos damos un abrazo, me siento protegido y siento la cercanía, el afecto, la protección, lo mismo que cuando era pequeño. El abrazo también nos da seguridad y por eso cuando nos abrazan, podemos comportarnos de manera adecuada y nuestras relaciones interpersonales mejoran sensiblemente.

La seguridad que nos transmiten estas demostraciones de cariño, hacen que se nos quite el miedo, y empecemos a participar con entusiasmo en actos que antes no nos gustaban. Al sentirnos queridos y abrazados, nos damos cuenta de que valemos mucho y notamos que la gente nos valora también mucho más.

Vamos a vivir cada instante para disfrutar de nuestra maravillosa vida. La vida es sorprendente y cambiante; sube o baja según el momento, así que actuaremos en cada caso como mejor nos parezca, guardando solo lo bueno, alegre y divertido, y deshaciéndonos de todo lo malo y negativo, sin volver a pensar en ello.

Nosotros somos los protagonistas de nuestra historia, somos la sal de la vida, y esta vida cada día estará más llena de amor y luz. Oraremos cada día pidiendo a Dios por la esperanza de estar preparando sus caminos, compartiendo con los necesitados, con nuestros seres queridos estos días de adviento.

Y es reconfortante y motivador que como muestra de cariño, apoyan a su hermanito padre Oscar en las actividades con los niños, los adultos mayores y para pintar la Capillita de San José y que no solo se queden escribiendo bonito. De antemano agradezco tu cooperación. Si quieres puedes hacerlo, puedes enviar tu ayuda al BAC, a nombre de Oscar Oliver Chavarría González. Cuenta en córdobas: 359929973. Cuenta en dólares: 359929999. ¡Bendiciones!

Correo: padreoskar@gmail.com

...

Notas Relacionadas