Policía prohíbe jugar en calle a pobladores de Pueblo Chiquito de Granada

Llegaron con antimotines y mandaron a la gente a su casa

Así quieren ver las autoridades policiales las calles de Granada, desoladas y sin bulla. Los granadinos se declararon molestos. Lucía vargas

HOY

Los habitantes del barrio Pueblo Chiquito, de Granada, fueron informados por agentes de la Policía el fin de semana que ahora deben pedir permiso para poder jugar en las calles.

Como ya es tradición, el fin de semana último los varones de varios sectores aledaños a esta zona de la ciudad se reunieron para jugar beisbol en la calle central de este barrio.

Unos cien jóvenes y hombres adultos se dieron cita para practicar beisbol y divertirse sanamente, pero de repente llegaron varios agentes de la policía con un grupo de miembros de la policía antidisturbios a bordo de una patrulla, para advertirles que no se puede jugar en las calles sin antes pedir permiso en la estación policial.

A casa o presos

La situación enojó a muchos de los asistentes, pero también se vieron obligados a irse a sus casas antes de caer presos. En las redes sociales la población expresó su opinión y criticó el actuar del jefe de Seguridad Pública, subcomisionado Amaru Alfaro, por dirigir esta nueva forma de represión contra los jóvenes.

“La policía sigue ejerciendo sus métodos de represión y control con la población. Aquí toda la vida hemos jugado en la calle y hasta ponemos canchas para realizar los juegos de beisbol. Ahora no se podrá si no te da permiso la policía.

Hasta dónde hemos llegado”, dijo muy molesto un poblador bajo anonimato.

Este lunes, el barrio amaneció desolado y en silencio. Los habitantes consultados afirmaron estar muy molestos con la policía por esta nueva forma de poner control en el pueblo, y en especial la juventud.

No obstante, el domingo, la Policía junto a las autoridades municipales dieron permiso a realizar una carrera de automóviles desde el Hospital Amistad Japón Nicaragua hasta la gasolinera Guapinol.

Desde muy temprano fue cerrado el acceso de vehículos en ese tramo, mientras la alcaldesa Julia Mena y sus empleados más cercanos se ubicaron en una tarima para ver pasar los vehículos que participaban.

Este tipo de actividades son comunes ahora en Granada para crear una imagen de normalidad que no existe en la ciudad. “Uno aquí ya no puede nada”, reveló un poblador.

Molestia de ciudadanos
“¿Cómo ellos sí pueden cerrar las calles a la hora que les da la gana para hacer sus actividades?, se preguntó un poblador en tono muy molesto.

El fin de semana reciente las autoridades locales no solo autorizaron una carrera de autos en la ciudad, sino que cerraron vías y las custodiaron.

 

...

Notas Relacionadas