Confiesa que mató a futbolista en ritual satánico

Historia de supuesta brujería y "amarres" amorosos

Sherling Valeska Blandón. HOY/Tomada de Facebook

Todo un cuento de supuestos hechizos, libros de magia negra y conjuros románticos fue lo que José David López Centeno “confesó” ayer ante la Policía en Matagalpa, al admitir que asfixió e hirió mortalmente con un punzón a Sherling Valeska Blandón Aráuz, una joven futbolista de quien presuntamente “terminó enamorado”.

Con ese relato, la Policía dio por esclarecido el asesinato contra Blandón Aráuz, de 20 años, reportada como desaparecida desde el 9 de noviembre y cuyo cadáver fue encontrado el martes 13 a la orilla de una laguna en el sector de Apante Grande, tres kilómetros al suroeste de la ciudad de Matagalpa.

La “confesión” de López ante la Policía fue en presencia del abogado y notario Freddy Rizo, quien daría fe pública de lo relatado por el sospechoso que fue detenido el sábado 17 de noviembre en la ciudadela Solingalpa, al suroeste de la ciudad de Matagalpa.

En una nota informativa divulgada ayer por la Policía, se detalla que a López también le ocuparon la moto azul, placa MT 31818, que pertenecía a la víctima.

La moto, según la Policía, fue encontrada “desarmada” en un taller de mecánica. Pero la escueta nota informativa policial no precisa más detalles sobre los motivos por los cuales López asesinó a la muchacha.

Según versiones de amigas y familiares, Blandón pretendía ir al cumpleaños de una amiga la noche del 9 de noviembre. Sin embargo, a las 6:00 p.m. recibió una llamada por la que dijo a sus familiares que saldría a “traer unas cosas”, yéndose en la moto.

“Ritual satánico”

Pero el sospechoso contó a la Policía una versión distinta, refirió el abogado Rizo, señalando que López llegó a la casa de Blandón para que fueran a hacer “un ritual satánico”.

Rizo contó que Blandón y López se conocieron hace un par de años en un negocio de fotocopias en la calle central de la ciudad y en el que el sospechoso terminó siendo socio y ella había ido a buscar empleo.

“Ella dejó de trabajar ahí cuando se dio el asunto de los tranques, este año”, relató Rizo, agregando que López supuestamente “dice que practica la brujería desde que tenía nueve años y ella le pidió que le hiciera un trabajo satánico para tener amarrada a una persona”.

A cambio, López presuntamente propuso sostener encuentros casuales con la joven y, una vez de acuerdo, en octubre pasado fueron por primera vez a Apante Grande, donde habrían realizado “un conjuro” que supuestamente para ellos fue exitoso.

El cadáver de Sherling Valeska Blandón fue encontrado la tarde del martes 13 de noviembre a la orilla de una laguna artificial en la comunidad Apante Grande, a unos 3 kilómetros al sureste de la ciudad de Matagalpa. HOY/Luis Martínez

Consolidarían hechizo

Sin embargo, López se habría enamorado de la joven y el 9 de noviembre supuestamente acordaron ir otra vez al sitio para consolidar el hechizo. De acuerdo con el relato de Rizo, la pareja se fue en la moto de la muchacha, pasaron por una tienda en el centro de la ciudad, donde compraron candelas y otras cosas que llevarían a Apante Grande.

Una vez en el sitio, dejaron la moto a unos 50 metros de la carretera de macadán y fueron junto a la laguna donde López “sacó un libro de magia negra”, así como un cordón de zapatos y el punzón que llevaba.

Pero, en el supuesto ritual, la muchacha se habría acostado boca abajo y es cuando el hombre la asfixió con el cordón. Luego le clavó el punzón al menos dos veces en la espalda, la volteó y asestó un par de heridas más. Acto seguido, la cubrió con una toalla blanca y se fue, llevándose la moto, continuó relatando el abogado.

En el puente de la salida suroeste de Matagalpa, con dirección a Managua, López habría tirado el cordón y el punzón que usó en el crimen. Luego se fue a su casa y a un vecino en Solingalpa, dedicado a la reparación de motos, le habría vendido la moto en cuatro mil córdobas.

...

Notas Relacionadas