¿Qué queremos decir cuando hablamos de estomatitis?

Estomatitis es la inflamación de la cavidad bucal, lo que incluye labios, paladar, encías y lengua.

Estomatitis es la inflamación de la cavidad bucal. HOY/Istockphotos.com

Estomatitis es la inflamación de la cavidad bucal, lo que incluye labios, paladar, encías y lengua. Según donde esté situada, se define el nombre de la enfermedad: queilitis (inflamación de los labios), palatitis (inflamación del paladar), gingivitis (inflamación de las encías) o glositis (inflamación de la lengua). Cuando dos o más estructuras están comprometidas, hablamos entonces de estomatitis.

Generalmente provoca cuadros muy dolorosos, con babeo intenso y pérdida del apetito, lesiones bien características de úlceras sangrantes en diferentes partes de la boca y pueden perder tejido en la lengua y paladar, conformando úlceras o llagas evidentes.

Afectan a todas las especies y son causadas por agentes patógenos bien diferentes y precisos. Es claro que hay un sinnúmero de diferentes tipos de estomatitis. Las hay chivas, peligrosas tanto desde el punto de vista de la salud como de la economía, dado que cierran mercados al haberla impuesto los códices internacionales como barrera arancelaria, caso de la mentada fiebre aftosa o “foot mouth disease”, enfermedad viral de la que por suerte para nuestros ganaderos Nicaragua está libre.

Otras enfermedades virales que provocan estomatitis, por ejemplo, son la estomatitis vesicular, que se caracteriza por la presencia de vesículas o ampollas en la cavidad bucal, o la más conocida como verrugas o bubas, la papilomatosis, con cuadros evidentes de crecimiento de verrugas proliferativas en la cavidad oral, y la famosa lengua azul o “Blue Tongue”, exótica también en el país.

Las hay bacterianas, como la estomatitis necrobacilar, con olor putrefacto en la boca, y presencia de pus en las heridas, y las no tan frecuentes actinomicosis y actinobacilosis, con induración de la lengua y crecimiento tumoral proliferativo de la región de la mandíbula o maxilar.

Pero quizás la más común, la que hemos visto más frecuentemente en Nicaragua, es la estomatitis por micotoxinas, que ocurre luego de las grandes lluvias, cuando por la humedad, proliferan hongos microscópicos en las pasturas, sobre todo donde abundan forrajes del género Brachyaria, que, al pastorear, comen los hongos, cuyas toxinas o mejor dicho micotoxinas provocan en el animal serias lesiones bucales, con babeo intenso y pérdida del apetito.

Un rápido tratamiento con antibióticos (para que no se transforme en un proceso séptico), antinflamatorios y lavajes de la boca con agua y sal, cura rápidamente los síntomas, remitiendo en 48 hs sin problemas, volviendo el animal a comer con gran apetito.

Algo importante también es que ninguna de estas enfermedades es transmisible al ser humano.

Decano Facultad de Ciencias Agrarias (UCC),
presidente Fundación A.Mar.Te.
Doctor en Medicina y Tecnología Veterinarias
Cel. 88521488 (Claro)
Correo: enrique.rimbaud@ucc.edu.ni

...

Notas Relacionadas