Miles de nicaragüenses visitaron ayer los cementerios

Muchos ofrecieron sus servicios de limpieza y venta de flores

Carazo, cementerio, siuna, militares, vigilancia, venta, flores

Familiares llegaron a visitar las tumbas de sus deudos en el cementerio de San Marcos, Carazo. HOY / Mynor García

HOY / Departamentos

Los nicaragüenses acudieron ayer desde temprano a los cementerios para conmemorar con sus seres queridos el Día de los Difuntos. Cientos de familias amanecieron comprando flores en las calles aledañas a los camposantos. El gobierno dio asueto a los empleados públicos, mientras que en los días previos a la celebración las alcaldías remozaron los cementerios para recibir a los visitantes.

Fue notoria la presencia de policías fuertemente armados, una norma desde el estallido social de abril pasado, que según organizaciones humanitarias ha dejado entre 325 y 528 muertos en protestas contra Daniel Ortega, cuyo gobierno reconoce 199.

Los comerciantes de flores también se hicieron presentes desde horas tempranas para vender sus productos en los diferentes cementerios del departamento de Carazo. Una de ellas es la señora Juana García, quien se ubicó en la plazoleta del cementerio de San Marcos. “Yo vine desde las cuatro de la mañana para agarrar lugar y hoy (ayer) esperamos vender más que ayer, porque es el propio Día de los Difuntos”, dijo.

Doña Juana de lunes a domingo vende frutas en su casa, que se sitúa por el centro de salud de dicho municipio, y el Día de los Muertos lo aprovecha siempre para vender flores. En esta ocasión invirtió cinco mil córdobas y durante el transcurso del día esperaba recuperarlos y obtener cierta ganancia.

Respecto al precio de las flores de diferentes tamaños y colores, el moño de una docena se cotiza desde veinte hasta cincuenta córdobas. Los arreglos florales en pequeñas canastas cuestan cien córdobas.

Vende flores que cultiva

Bismarck Espinoza vendió flores que él mismo cultiva, desde el 1 de noviembre en la plazoleta del cementerio viejo de Diriamba. “Ayer viernes el Señor me bendijo, vendí tres mil córdobas y eso considero que es una buena venta, a pesar de todo lo que ha acontecido en el país y que la economía se ha caído bastante”, expresó.

Cuatro puestos de venta son las que instaló don Bismarck afuera del camposanto y su familia le apoya. “Llevamos tres días de estar durmiendo acá, afuera del cementerio, hoy (viernes) nos vamos y esperamos vender bastante.

Sembramos en las primeras lluvias de mayo para que las plantas salgan el propio 2 o unos días antes”, manifestó Espinoza, quien es oriundo de Catarina, municipio de Masaya. Las canastas de bambú para los arreglos florales él también las elabora.

Bismarck es agricultor y de vender flores en los cementerios lleva 10 años. En cada uno de ellos hay hombres, mujeres y niños ofreciendo los servicios de limpieza, lavado y pintura de las bóvedas.

La limpieza la realizan en 30 y 50 córdobas. El lavado en 50 y 80 córdobas y la pintura va desde los 200 y 300 córdobas hasta más, según el tamaño de la sepultura. Los camposantos se vieron limpios y en algunos se ofició misa.

Ocupan tumba

La familia Granados, en la ciudad de Siuna, Caribe Norte del país, ayer pasó un día triste, pues en la tumba de su familiar enterraron a otra persona y desconocen quién autorizó dicha acción.

Lucy Granados indicó que en septiembre pasado llegaron a ver la tumba de su sobrina Martha Granados y se llevaron tremenda sorpresa, porque encima de la tumba de su sobrina construyeron una bóveda blanca donde enterraron a otra persona.

La bóveda blanca fue puesta encima de la tumba de Martha Granados quien falleció el 3 de julio del 2016. HOY / José Garth

“Parece que no son de aquí, porque solo se puede ver el nombre de una persona del sexo femenino, ya que hay un nombre de Juana Vargas, según las leyendas que hay acerca ella, fue enterrada el 18 de agosto de este año y nosotros llegamos en septiembre a solo un mes”, dijo Lucy.

Desde entonces, la familia busca a los parientes de Juana Vargas, pero no los han encontrado. Ayer llegaron temprano al cementerio para ver si alguien se acercaba a la tumba, pero nadie se hizo presente.

Desorden en cementerio
Angélica Mejía, familiar de la difunta Martha Granados, dijo que el asesor legal de la Alcaldía de Siuna les prometió una solución al problema. El cementerio de Siuna no tiene una administración, no hay vigilancia y tampoco se paga por enterrar a los muertos. El gobierno municipal ha hecho inversiones en la cerca perimetral y andenes peatonales internamente.

 

...

Notas Relacionadas