Policía Nacional abruma con doble discurso

Policía se sigue contradiciendon en las acusaciones que realiza contra reos comunes y presos políticos. Aquí algunos ejemplos

Managua
La Policía Nacional sigue en la tarea de exponer a supuestos “terroristas”, “desestabilizadores del país”, “golpistas”, entre otros calificativos más que suele utilizar en sus comparecencias públicas. Pero en medio de esa labor, encomendada por el gobernante de turno, esta institución ha caído en el extremo de dar dobles discursos, pues primero presentan y acusan a ciudadanos por varios delitos pero cuando los llevan a los juzgados las imputaciones son otras. Y en el mejor de los casos, llegan a liberar a personas que acusaron de crímenes bastante serios. ¿Cuál es la lógica?

El último caso con estas características es el del comerciante Luis Enrique Cuevas Poveda, de 39 años, cuyo único pecado era vender banderas azul y blanco en las actividades de autoconvocados, y ahora enfrenta juicio por delitos menores en un juzgado local de Managua; aunque inicialmente la Policía Nacional lo había señalado como un terrorista que secuestró, torturó y asaltó con escopeta en mano a varios ciudadanos en uno de los tranques de León.

El abogado Norvin Cruz, defensa de Cuevas, manifestó en días pasados que según las leyes, cuando una persona es acusada por delitos menores a los cinco años de cárcel, la causa debe ser tramitada en un juzgado local penal y el juicio se debe realizar en el lapso de un mes con reo detenido, si en ese tiempo la Fiscalía no presenta las pruebas contra el acusado, el juez apegado a derecho debe declarar una clausura anticipada y el sobreseimiento del procesado.

Es por eso que Cruz interpuso la semana pasada una excepción de la extinción de la acción penal a favor del vendebanderas, con el argumento que el plazo de detención ya fue cumplido y que el juez a cargo debe liberarlo de inmediato.

¿Son o no son?
Otro de los casos surgió también hace pocos días. En conferencia de prensa el pasado 22 de octubre, el comisionado general Sergio Gutiérrez, segundo jefe de la Policía de Managua, acusó a Álvaro Domingo Torres como el autor del homicidio de Víctor Hugo Canda Gutiérrez, quien era el propietario del bar Los Tocayos, ubicado en Bello Horizonte, y que murió por un balazo el día 15 del mismo mes.

Lo extraño fue que en audiencia preliminar realizada el mismo 22 de octubre ninguno de los presentados fue acusado por el homicidio.

Álvaro, alias Tuti, y Juan Gabriel Martínez Obregón, alias Jean Berry, solo fueron acusados por la Fiscalía de robo agravado en perjuicio de la víctima y de amigos del occiso que estaban en el bar (Víctor José Fuentes Flores, María Goussen Sequeira, Luis Salas Pravia y Christopher Moncada Arana).

Bar
Víctor Hugo Canda era uno de los propietarios del negocio. HOY/Cortesía

La Fiscalía también acusó a ambos sujetos por asesinato frustrado en perjuicio de Víctor Fuentes Flores, quien recibió un balazo en la espalda; lesiones a la víctima Luis Salas Pravia y portación ilegal de armas de fuego.

La sorpresa es que aunque los sobrevivientes hayan identificado a los dos autores del crimen contra Canda, la Fiscalía pasó el homicidio por alto. ¿Alguien entiende a la Policía?

Un raro crimen
El 23 de agosto un triple crimen conmocionó a los pobladores de Nueva Segovia. En la comunidad Quisulí, municipio de Mozonte, tres cadáveres fueron encontrados y posteriormente identificados como Hugo Francisco Moncada Tercero, Justo Emilio Rodríguez Moncada y Carlos Valeriano Santos Mendoza.

La Policía Nacional aseveró que las víctimas tenían un largo historial delictivo y además los tres supuestamente pertenecían a una banda llamada los Moncada.

La trama que mostró la Policía Nacional no convenció a los familiares de las víctimas, quienes negaron cualquier acusación similar a esa.

En agosto de 2012, Bismarck Antonio Lira Jirón fue capturado con casi un millón de dólares en una mansión en Las Sierritas.
HOY/Uriel Molina/Archivo

Al finalizar el mes de agosto un capo nicaragüense del narcotráfico que en 2013 fue condenado a 30 años de prisión, fue señalado por la institución policial como cabecilla de la banda que mató a los tres hombres en Quisulí.

Bismarck Antonio Lira Jirón y/o Jirón Lira, de 45 años, fue presentado en conferencia de prensa como el líder de la banda los Moncada y quien habría mandado a asesinar a los tres hombres en término de “pasada de cuenta”.

Sin embargo, el caso tomó un giro de 180 grados cuando fue presentado ante un juez de Managua, junto a Gustavo Adolfo Rivas Cruz, de 52; Trino Medina Smith, de 43, y Santos Humberto Rodríguez Seas, de 58. La Fiscalía no los acusó del triple crimen de Nueva Segovia, y este hecho no aparece mencionado en ninguna parte de la acusación del Ministerio Público; a los cuatro procesados solo les imputan los delitos de crimen organizado, lavado de dinero, portación ilegal de armas de fuego y tenencia y uso de armas restringidas.

Los liberados

elsa valle, liberación, detenidas, cárcel la esperanza, seguir luchanco
Solo Elsa Valle salió por la puerta principal de la Cárcel de Mujeres La Esperanza; las otras dos jóvenes se las llevaron en una camioneta negra.
HOY / Manuel Esquivel

Elsa Valle, exprisionera política, pasó 75 días encerrada solo por defender su derecho a la protesta y atrincherarse en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli). Valle fue presentada por la Policía Nacional como “terrorista” y culpada de otros delitos. Pero en medio de presiones sociales la Policía la liberó el 27 de septiembre.

La estudiante universitaria María Alejandra Castillo García fue llevada el pasado jueves de emergencia a un hospital capitalino, tras 15 días de sufrir un sangrado. HOY/Tomada de El 19 Digital

Otra estudiante universitaria que pasó por lo mismo fue María Alejandra Castillo, quien a mediados de septiembre la presentó la Policía como delincuente, pero fue liberada hace una semana.

Ambas muchachas, de 19 años de edad, enfrentaron el dolor de aborto dentro de las celdas.

Una versión falsa

El último adolescente víctima de la represión del gobierno fue Matt Romero (q.e.p.d.), de 16 años de edad. Este jovencito cayó muerto al recibir un disparo por parte de la Policía, el día que participaba en una marcha.

Ante el hecho, la Policía aseguró que el muchacho falleció “en un fuego cruzado ocasionado por manifestantes”. Pero los videos y las fotografías captados ese día muestran a una población civil desarmada y a los agentes armados.

Otro más

Después de acusarlo del homicidio de Denis Madriz Obando, la Policía Nacional dejó libre a Israel Augusto Madrigal Vallecillo, uno de los detenidos. Tras su liberación, Madrigal no brindó declaraciones sobre el tema.

Abogada asegura que no hay coherencia en señalamientos
La joven Elsa Valle (segunda de der. a izq.) junto a los otros muchachos ayer en los Juzgados de Managua. El inicio del juicio contra ellos está previsto para el próximo 28 de septiembre. HOY/Cortesía

Managua
Yaosca Reyes Centeno

Karla Sequeira, directora de asesoría legal de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), explicó que el doble discurso que mantiene la Policía en cuanto a las acusaciones a los reos políticos es algo nuevo para cualquier defensor público o privado. Si bien el quehacer policial siempre ha sido cuestionable en varias etapas de la historia nicaragüense, Sequeira apunta que ahora es cuando más irregularidades ocurren a nivel policial y judicial.

Para empezar, la doctora Sequeira menciona que la Policía viola el derecho a la presunción de inocencia, el cual debe acompañar a cualquier reo, mientras se le demuestre lo contrario.

“La Policía expone la integridad física y moral de cada una de las personas que están siendo procesadas o detenidas, puesto que les ponen el calificativo, los declaran culpables de los delitos que presentan, como de actos terroristas o de crimen organizado. Así que esto está exponiendo a las personas nicaragüenses hasta que se demuestre lo contrario por medio de una autoridad competente”, explicó Sequeira.

Como segundo punto, la abogada y defensora de derechos humanos puntualiza que la institución policial expone al escrutinio público a los reos, por lo que “se está mermando la dignidad de una persona y se está violentando derechos y garantías fundamentales al presentarlos como personas delincuentes”.

Como tercer punto, Sequeira cree que la Policía Nacional ni siquiera es coherente al exponer los delitos, pues primero presenta a los reos políticos con determinado número de crímenes y cuando los acusados llegan a los juzgados son presentados con diferentes cargos.

“De los muchachos de León que fueron expuestos ante el escrutinio público como personas delincuentes, entre otros calificativos, y cuando son presentados ante el judicial son acusados por otros delitos que si bien no son menores, no fueron mencionados en la conferencia de la Policía”, dijo Sequeira.

La defensora hizo hincapié en que la mayoría de las acusaciones que ha hecho la Policía son fabricadas. También indica que esta institución tiene todas las herramientas a la mano para poder incriminar a quien sea del delito que sea. “Y serán acusaciones que estarán suficientemente soportadas”, finalizó.

...

Notas Relacionadas