Autoconvocados encontraron este domingo en varias iglesias el espacio para manifestarse

Decenas de nicaragüenses clamaron justicia y libertad por los presos políticos, cuando finalizó la misa dominical oficiada por el padre Rodolfo López,

Los autoconvocados expresaron sus consignas desde la Catedral de Managua, donde fueron parte de la Eucarística, pero también aprovecharon para exigir libertad y justicia para los presos políticos. HOY/Manuel Esquivel

Después de seis meses de asedio, persecución, represión y muertes los autoconvocados encontraron este domingo en varias iglesias el espacio para manifestarse ante la criminalización de las marchas y la imposición de un estado policial en las calles del país.

En la Catedral de Managua, decenas de nicaragüenses clamaron justicia y libertad por los presos políticos, cuando finalizó la misa dominical oficiada por el padre Rodolfo López, en el horario de las 11:00 a.m. Los asistentes improvisaron una manifestación, sacaron sus banderas azul y blanco, gritaron a todo pulmón los nombres de los presos políticos y recordaron que sus muertos “¡no eran delincuentes!, ¡eran estudiantes!”.

Puede leer: “A Nicaragua no podemos volver ni muertos”, denuncia campesina desplazada

Algunos de los feligreses llegaron vestidos de azul y blanco; otros ondearon la bandera nacional (azul y blanco) durante toda la misa, y otros mostraban fotos de los presos políticos con la ya conocida expresión “los queremos libres” y muchos más sostenían una vela encendida.

Supuesta presencia de paramilitares

Dentro de la Catedral de Managua se esparció el rumor de presencia de paramilitares rondando la iglesia, pero hasta ayer no se reportaron secuestrados, lo que ha sido una constante después de una manifestación azul y blanco o reunión de autoconvocados.

La última marcha convocada el pasado 14 de octubre en Managua ni siquiera logró arrancar. La Policía antidisturbios fue desplegada en toda la capital. 38 personas fueron detenidas con lujo de violencia en el sector de Camino de Oriente. Ocho fueron liberadas por la tarde y las otras 30 hasta el día siguiente.

HOY/Manuel Esquivel

Sin embargo, aún siguen presas más de trescientas personas por participar en las protestas que demandan la salida de Daniel Ortega del poder, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Azahálea Solís, miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y participante del Diálogo Nacional, estuvo en la misa de ayer y dijo que no van a dejar de protestar porque es un derecho constitucional.

“Yo recibo casi todos los días llamados de los familiares de los presos políticos que nos dicen que no dejemos las calles, que sigamos en la protesta, que sigamos haciendo acciones cívicas, y yo creo que es una cuestión de justicia elemental continuar las marchas por los presos políticos, pero fundamentalmente para salir de esta situación oprobiosa que estamos viviendo”, dijo Solís.

Puede interesarle: Policía orteguista desaloja a tomatierras en San Marcos

El país vive una crisis desde el pasado 18 de abril, cuando comenzó la represión policial y paramilitar contra las protestas civiles que demandan la salida de Daniel Ortega del poder, lo que ha dejado entre 325 y 512 muertos, según organismos de defensa de derechos humanos.

Algunos de los feligreses llegaron vestidos de azul y blanco; otros ondearon la bandera nacional (azul y blanco) durante toda la misa, y otros mostraban fotos de los presos políticos. HOY/Manuel Esquivel
Memoria histórica

En la homilía de este domingo, monseñor Silvio Báez subrayó la importancia de la memoria histórica para erradicar la costumbre del caudillismo.

“A los nicaragüenses nos ha faltado en nuestro país (memoria histórica). Y por eso en Nicaragua como dice el doctor (Alejandro) Serrano Caldera el futuro es el pasado que regresa continuamente. Tenemos que cultivar la memoria histórica. Con espíritu crítico, no hay debilidad”, expresó el obispo auxiliar de Managua ante la feligresía de la iglesia San Francisco de Asís.

Para Báez, recordar el pasado permitirá que “las formas caudillistas, autoritarias y criminales de ejercer el poder sean eliminadas para siempre”. “No hay que olvidar, es necesario establecer la verdad en la historia, una verdad que nos haga capaces de establecer procesos justicia, donde queden claras las responsabilidades delincuenciales”, insistió.

Doña Miriam del Socorro Matus, conocida como doña Coquito asistió a la misa este domingo. HOY/Manuel Esquivel

...

Notas Relacionadas