Acosan a doña Coquito y doña Flor

Ambas fueron detenidas el pasado 30 de septiembre

coquito, flor, acoso, orteguistas, marcha, detención, cpdh, policía

Doña Socorro Matus y doña Flor Ramírez llegaron ayer a la CPDH para denunciar el acoso de que son víctimas. HOY / Elízabeth Romero

HOY

Miriam del Socorro Matus, de 78 años, reconocida como doña Coquito y Flor Ramírez, de 63 años, denunciaron ante el secretario ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) que son acosadas y hostigadas por orteguistas a través de las redes sociales, por participar en las marchas de los autoconvocados desde que fueron detenidas de forma violenta el pasado domingo 30 de septiembre.

Ramírez aún tiene los moretones en ambos brazos producto de la forma violenta en que junto con otra joven mujer reclamó por el arresto a doña Coquito, el pasado domingo en las inmediaciones del Mercado Iván Montenegro.

Denunció que dentro de la zaranda policial fue amenazada por un policía orteguista con dispararle si no se callaba o desbaratarle la cara de un culatazo, “e hizo el intento de levantarse de la silla”, mientras ella iba esposada junto a otra persona a quien detuvieron por reclamar por el arresto de ambas mujeres.

Ni a la pulpería va en paz

El hostigamiento que sufre doña Coquito de parte de orteguistas ocurre incluso cuando va a la pulpería, esto le provoca problemas psicológicos.

“Y lo del país eso es lo que me agobia a mí, que no tenemos paz en la lucha, en el desfile que hacemos en las protestas, porque nos acosan (…) solo ellos tienen libertad de caminar, de hacer y decir, por qué si somos libres (…) no me explico yo”, expresó Matus.

Marcos Carmona, secretario ejecutivo de la CPDH, condenó el hecho que calificó como tortura sicológica contra ambas mujeres, pese a ser personas de la tercera edad. Según dijo, en la reciente audiencia de la CIDH observó preocupación de parte de los comisionados sobre las detenciones ilegales y el ultraje contra personas de este sector poblacional.

“Yo oigo las cosas, miro las cosas y eso es lo que a mí me entorpece mi mente y me siento que el cerebro me da vuelta, yo no puedo dormir… hay un Dios que me cuida y me respalda. Eso es lo que me está molestando, el cerebro me está perjudicando demasiado, yo le dijo a mi hija Lissette ‘yo tengo miedo de quedar loca, tanto pensar’”, afirmó doña Coquito.

No obstante, refiere que a ella nadie le va a quitar seguir en las marchas “y luchar por mi patria libre”.

Mientras Ramírez denunció que pretenden desacreditarla en las redes sociales, como usurpadora debido a que su hermano y su hijo adoptivo murieron en el Servicio Militar Obligatorio, por lo cual los orteguistas desde hace unos dos años le pasan un paquete de arroz y frijoles. Apuntó que si quieren quitarle ese paquete que lo retiren.

Y en el caso de la pensión reducida que recibe les recordó que es un derecho por los años que cotizó para fábricas de la Zona Franca Industrial.

 

...

Notas Relacionadas