A la cárcel campesino de Jinotega que fue torturado

La Policía lo sacó a pesar de que no se ha recuperado de las heridas

campesino, jinotega, torturado, policía, hospital victora motta, hermanas

En septiembre, las hermanas de Brayan Rogelio Cruz Calderón denunciaron las torturas de las que fue víctima su hermano. HOY / Archivo

HOY / Jinotega

Las autoridades del Hospital Victoria Motta de Jinotega dieron de alta a Brayan Rogelio Cruz Calderón, el reo quien presuntamente fue capturado y torturado por la Policía el 31 de agosto y después de pasar un mes en recuperación. La familia del hombre está preocupada por las condiciones en que fue trasladado a la cárcel de la Ciudad de las Brumas.

Entre llantos, dolor e improperios, Cruz dejó el hospital el pasado lunes a eso de las 6:00 p.m., acompañado de un grupo de policías para ser llevado a la delegación que se encuentra en frente del centro médico. Según Esperanza Calderón, madre de Cruz, este iba sangrando y cojeando al momento que lo trasladaron a las celdas.

“Yo les dije a los policías que lo dejaran más tiempo, no le aliñaron ni una gasa para curarlo, nosotros somos de escasos recursos, nos toca viajar desde Estelí para verlo, y no sabemos si se va a empeorar su salud porque llevaba puesta la bolsa donde fuerea (defeca), porque el ano no le sirve para fuerear (defecar)”, mencionó Esperanza Calderón.

Acusación

Cruz, quien es originario del departamento de Estelí, es acusado por ser el presunto autor del robo de un celular y fue capturado en la comunidad Las Cuchillas, municipio de Jinotega.

El detenido afirmó que la Policía al momento de detenerlo le hizo cortes en el ano y un testículo, además de darle un balazo en la rodilla izquierda.

Doña Esperanza comentó que según le dijo un médico del Hospital Victoria Motta, su hijo necesitaba por lo menos entre 10 y 15 días de recuperación. Espera que la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) interceda ante las autoridades policiales por la salud de su hijo.

“Yo lo que pido es que por favor me trasladen a mi hijo para acá en Estelí, así podemos cuidarlo porque él se fue mal del hospital y se le puede complicar esa herida, nadie lo va estar limpiando y eso se le va a infectar, yo no quiero que mi hijo se me empeore”, dijo Calderón.

Por su parte, el doctor Pablo Cuevas, asesor de la Comisión Permanente de los Derechos Humanos (CPDH), comentó que se está gestionando para realizar un recurso de exhibición personal para que, si Cruz tiene que rendir cuentas por un delito, este lo haga siempre y cuando se respete su derecho a la integridad física y pueda asumirlo en óptimas condiciones de salud.

Cuevas también lamentó el asedio del que las hermanas y la familia de Cruz han sido víctimas a partir de la denuncia pública que realizaron en contra de la Policía, pues estas han tenido que estar huyendo para salvaguardarse de cualquier ataque.

Denunciaron el hecho
A mediados de septiembre las hermanas de Brayan Rogelio Cruz Calderón denunciaron el hecho ante la CPDH.

En esa ocasión Cruz dijo vía telefónica: “Ellos —la Policía— llegaron tirando balazos, me pegaron uno en una rodilla, me pegaron con un (fusil) AK-47, me torturaron, me pusieron un pañuelo en la boca, me metieron un cuchillo en mis partes íntimas, me sacaron mis testículos”.

...

Notas Relacionadas