Despedidos, otra forma de represión del gobierno de Ortega

El Estado continúa despidiendo a trabajadores del sector salud y educación. Esta vez varios profesores de Boaco, Estelí y Nueva Segovia cuentan cómo y por qué los destituyeron de sus puestos

La profesora Amparo Flores fue despedida luego de 35 años de ser docente. HOY/ Melvin Rodríguez

Boaco/ Estelí
Melvin Rodríguez y Roberto Mora
El Gobierno sigue dando golpes a la educación nicaragüense. En esta ocasión, más profesores de trayectoria fueron despedidos sin razones de peso, todo aparenta ser un castigo por no “alinearse” a los designios del partido de gobierno. Una forma más de represión política por parte de Ortega.

Luego de 35 años de servicios al Ministerio de Educación (Mined) fue despedida la profesora Amparo Flores, quien fungía como asesora pedagógica departamental de Boaco.

El último pecado de la docente de la Ciudad de Dos Pisos: colocar globos de color azul y blanco en la parroquia Santiago Apóstol.
Flores, 57 años, relató que el viernes fue citada en la delegación municipal del Mined, donde la encargada de Recursos Humanos le exigió la renuncia inmediata a su cargo.

“Yo le dije que por qué iba renunciar si como nicaragüense tengo derecho a trabajar y sobre todo a mi labor, que le he dedicado 35 años, a lo que me respondió que si no ponía la renuncia iba a ser despedida y me pidió que firmara la carta de despido; pero yo le dije que primero iba a hablar con mi abogado, a lo que me contestó que la firmara o no se me iba a hacer llegar mi pago ”, explicó la profesora.

Según la maestra, en la carta únicamente se hacía referencia a que la institución le agradecía sus múltiples años de servicio a la educación, trabajo que desempeñó con profesionalismo y responsabilidad, pero que debían prescindir de sus servicios.

La docente ha trabajado tanto en escuelas privadas como públicas de mucha relevancia en la ciudad.
Además, ejerció la labor de delegada municipal del Mined desde 1997 hasta el 2007, cuando asumió el gobierno local el exalcalde del Frente Sandinista Vivian Orozco, quien fue destituido años más tarde.

El artículo 80, de la Constitución de la República de Nicaragua, establece que el trabajo es un derecho de los nicaragüenses, que debe garantizar el Estado de Nicaragua sin ninguna discriminación ni política, ni religiosa ni de ninguna otra índole.

De las aulas a la calle
Uno de los mejores maestros de Estelí, quien recibió el reconocimiento del Ministerio de Educación en diferentes años, por ser el mejor docente y por tener a los mejores estudiantes del municipio, ahora se dedica a vender fritanga en las calles de Condega para garantizar la sobrevivencia de su familia.

El profesor Henry Macoy, quien impartía clases de sexto grado en la escuelita Lolita Salazar del municipio de Condega, fue despedido el 2 de agosto de este año, igual que otra maestra del municipio, aduciendo que violentaron la ética.

Sin embargo, él ve como único motivo de su despido el haber asistido a marchas azul y blanco en Condega, porque nunca tuvo otros llamados de atención en el ejercicio de su trabajo y, prueba de ello, es que solo reconocimiento recibió de parte de la misma institución que ahora lo castiga por órdenes presidenciales, al disentir de sus políticas.

A Henry Macoy, no le tienen hijos, pero sus dos hermanas, sus sobrinas y su mamá dependían del salario que devengaba como maestro, por lo que ahora tiene que “ingeniárselas” para obtener recursos y sobrevivir.

Antonio Granados es el maestro que recientemente fue
despedido en Estelí. HOY/ Roberto Mora

Buen cocinero
Asegura que es buen cocinero, un don que heredó de su padre, que era chef, por lo que ahora hacen fritangas que él mismo se encarga de vender en algunas calles de Condega.

“Todos aprecian la comida porque queda muy bien”, afirma el maestro.

Dijo que ya fue reemplazado en su plaza de trabajo por una maestra a quien ya le salió su salario, pero a él no le quieren dar respuesta en la delegación del Ministerio de Educación sobre la liquidación que deben entregarle por derecho.

Además de las fritangas, de las que espera establecer su propio negocio en un sitio fijo, imparte clases de reforzamiento en horas de la tarde, con lo que devenga otro ingreso.

Igual que Macoy, la profesora Ana Valiezka Espinoza Rivas, maestra del Instituto Marista de Condega, recibió la carta de despido en el mes de agosto, pero debido a presiones de los estudiantes fue reintegrada.

La profesora Verónica Martínez, con 34 años de ejercer el magisterio, de los cuales 31 años permaneció impartiendo clases en el Instituto Público Héroes y Mártires del municipio de Pueblo Nuevo, departamento de Estelí, también fue otra de las despedidas por represalias políticas, igual que el licenciado Williams Ramón Molina.

Otros despedidos

El profesor Williams Ramón Molina Tijerino impartía la materia de lengua y literatura en el Instituto Nacional José Martí del Municipio de La Trinidad y también fue despedido por participar en las marchas azul y blanco manifestar sus opiniones críticas al régimen.

“Cuando una persona es despedida y depende de ese ingreso, lógicamente que afecta a toda la familia, dependen muchos niños, mamá, papa, abuelos” expresó por su parte Antonio Granados.

Granados es el profesor a quien más recientemente el gobierno le violentó su derecho al trabajo, por haber participado en las marchas azul y blanco con las que se exigía justicia por los jóvenes asesinados y el anticipo de las elecciones.

Granados quien impartía clases los sábados en el Instituto Nacional Francisco Luis Espinoza (INFLE) de la ciudad de Estelí, recibió la carta de despido este lunes, pero con fecha del sábado 22 de septiembre.

Le atribuyen maltrato a sus estudiantes y como en todos los casos no le exponen ningún caso ni prueba para fundamentar tal aseveración.
Granados dijo que gracias a Dios tiene otro ingreso porque trabaja con otra organización social, pero sus ingresos se disminuyeron y tiene que reorganizarse con los gastos.

El profesor Granados sostuvo que siempre ha militado en el Frente Sandinista, pero participo en las marchas azul y blanco porque estaba en contra de la muerte de los jóvenes estudiantes con quienes se solidarizó.

Causas de los despidos
Marchas autoconvocados, azul y blanco. HOY/ Archivo
  1. Al Gobierno lo irrita el hecho de que algunos profesionales han ejercido su derecho libre a elegir su pensamiento político y al tener claro que ninguna ley los obliga a estar de acuerdo con el gobernante de turno solo por trabajar para el Estado. Han asistido a marchas de color azul y blanco, y esa ha sido la principal causa de despidos en el Estado desde que estalló la crisis.
  2. .El gobierno de Daniel Ortega les hace pensar a los trabajadores del Estado que la plaza de trabajo las genera el partido, cuando en realidad son las instituciones públicas. Muchos no le creen y se han negado a asistir a caminatas, marchas y plantones en las rotondas a las que convoca para demostrar un apoyo que cada vez es menor. A quienes no han ido, los acusas de desleales y los corren.
  3. El Gobierno manda a ocupar los espacios públicos con policías, parapolicías y turbas para evitar que los autoconvocados ejerzan su derecho a manifestarse. Pero no puede controlar las redes sociales. A los trabajadores estatales les ordena utilizar sus cuentas privadas para apoyar sus campañas y atacar las de sus opositores que han sido más efectivas. Quienes desobedecen, son despedidos.
En León, corren y expulsan
Tania Fonseca Terán, hija de Carlos Fonseca Amador, consoló a sus colegas despedidos. HOY/ Eddy López

León
Eddy López
Después de tres meses de violentas represiones contra manifestaciones estudiantiles y de autoconvocados azul y blanco, que ha dejado un saldo de más de 500 muertos a nivel nacional, entre ellos 25 en el departamento de León, se han despedido a más de 100 trabajadores del Estado de Nicaragua y han expulsado a más de 30 universitarios de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua.

A inicios de mayo, más de 40 médicos reafirmaron su apoyo a los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-León), quienes también exigen la destitución de la directora del Heodra.

El 27 de julio, las autoridades del Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Argüello (Heodra) despidieron a alrededor de cuarenta médicos de prestigio, enfermeras, laboratoristas y otros trabajadores de diferentes áreas.

La notificación de despidos fue firmada por la directora del hospital, Judith de los Ángeles Lejarza Vargas, donde les expresa a cada uno de los médicos despedidos: “Por este medio le notifico que a partir de la fecha prescindimos de sus servicios prestados en este centro hospitalario. Así mismo le informo que se procederá a realizar trámite de liquidación final que en ley le corresponde”.

Según los médicos, las autoridades tomaron represalia porque participaron en las manifestaciones contra el régimen de Daniel Ortega e incondicionalmente han apoyado a los estudiantes.

Reciente, el 5 de septiembre, la doctora Iris Marina Lara, de 51 años, denunció que fue despedida por asuntos políticos del Centro de Salud Félix Pedro Picado, ubicado en el barrio Sutiaba, en León, donde laboraba y le advirtieron que no hiciera ningún “alboroto”.

La causa del despido, según la carta, fue “por maltrato y rechazo que perjudica la atención en salud a la población”.

Sin embargo, Lara niega esa justificación y sostiene que nunca le llamaron la atención por un motivo como ese. Lara dijo que el pasado 19 de abril intentaron obligarla, junto a su personal, a apoyar a las autoridades contra los estudiantes.

Alumnos: 'Profesora, no se vaya'
Maestra Mercedes Alemán, despedida por el MINED de Ocotal, Nueva Segovia. HOY/ Tomado de facebook

Managua
Yaosca Reyes Centeno
En medio del llanto, varias niñas, alumnas de segundo grado de la escuela San Martín, ubicada en Ocotal, Nueva Segovia, despidieron a su querida maestra Mercedes Alemán, quien fue despedida injustamente el pasado 19 de septiembre por el Ministerio de Educación (Mined) de dicha localidad.

“Profesora, no se vaya, no se vaya”, repetían una y otra vez las pequeñas, lo decían en coro y con aquel llanto de dolor infantil de quien pierde a un ser querido. La docente relató al medio local TVNorte Ocotal, cómo le entregaron la carta.

“Llegaron (el 19 de septiembre) alrededor de las 11:40 de la mañana, una muchacha del Mined me entregó la carta, pero no fueron las autoridades y eso lo considero una falta de ética profesional, esa manera en que lo hicieron… A mí me gustaría que las autoridades pertinentes me den la cara porque a mí no me van a acusar de cosas que en mi interior yo sé que no lo estoy cometiendo. Si es por política, pues… yo doy la cara”, expresó Alemán.

La profesora llegó al colegio al siguiente día buscando respuestas, pero lo que encontró fue el desconsuelo de sus alumnos. Señala que ya se temían que la despidieran porque abiertamente ella ha demostrado su posición con respecto a la crisis.

“Ya sabía que lo iban a hacer, porque ya me habían dicho de un listado, pero nunca me imaginé que tuvieran un corazón tan duro porque no se pusieron a pensar en el dolor de los niños, eso a mí es lo que más me duele verlos llorando”, dice la profesora.

Los niños tuvieron que enfrentar el despido de su profesor guía de segundo grado ante una semana de importancia escolar. Todos están en la realización de exámenes y acumulación de notas.

“Pero no se ponen a pensar en ellos. No sé cómo es que pueden decir que estamos en un gobierno cristiano, socialista y solidario si no piensan en el dolor que le ocasionan a los niños”, insistió la maestra.

En cuanto a lo que hará a partir de este momento, Alemán precisó que ahorita se dará un tiempo de descanso, de reflexión, sobre todo lo que está viviendo, pero que está completamente segura que ella no ha hecho nada, su conciencia está limpia porque dice que ella solo ha defendido su derecho a pensar libremente.

Esta maestra laboró alrededor de 18 años como docente. Reitera que está dispuesta a seguir trabajando como maestra, es su pasión.

...

Notas Relacionadas