Espeluznante tortura de parte de policías a campesino en Jinotega

Denuncian a agentes de la policía de cercenar a cuchilladas testículo a un joven campesino sospechoso de haber estado en tranque de Jinotega

Los familiares de Byron Calderón denuncian ante la CPDH los terribles abusos cometidos por policías del régimen contra el campesino. LA PRENSA/E.ROMERO

Un escabroso relato hizo Antonia Cruz Arosteguí sobre las torturas a que fue sometido su hermano Byron Calderón, de 31 años, por la Policía del régimen hasta cercenarle el testículo izquierdo en una comunidad de Jinotega.

Los hechos ocurrieron la noche del 30 de agosto en la comunidad El Dorado, Las Cuchillas, en Jinotega, cuando una persona “mal informó” en la Policía que en la casa de Cruz estaba escondido “un tranquista”.

“Lo acusan de tranquero”, aseguró por su parte su otra hermana, Rosario Cruz.

Cruz denunció en la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) la tortura a la que fue sometido su hermano, quien pese a su grave condición de salud en que se encuentra los médicos del Hospital de Jinotega pretenden autorizar el alta para ser remitido a una celda de la Policía, que pretende trasladarlo al Chipote.

Mientras Cruz denunciaba junto a su hermana Rosario lo que sucedía con su hermano, este llamó pidiendo auxilio por las pretensiones de las autoridades de sacarlo del centro asistencial.

Vía telefónica

La víctima denunció por teléfono las torturas a las que fue sometido y las amenazas vertidas por uno de los agentes de que se preparara para cuando lo llevaran a la Policía.

“Ellos llegaron tirando balazos, me pegaron uno en una rodilla, me pegaron con un (fusil) AK-47, me torturaron, me pusieron un pañuelo en la boca, me metieron un cuchillo en mis partes íntimas, me sacaron mis testículos”, dijo Bryan Calderón a periodistas, vía telefónica desde un hospital al norte de Nicaragua.

Calderón dijo tener miedo de que le den de alta del hospital, porque “no quiere volver a esa cárcel”.

Cruz afirmó que su hermano ya había vuelto a casa tras sufrir la tortura, pero que un oficial identificado como Martín García llegó a la vivienda y volvió a golpear a Calderón, quien en ese momento estaba dentro del baño sentado en una silla de ruedas, ya que no volvió a caminar tras las supuestas torturas.

La víctima también identificó al agente Erwin López como uno de sus agresores, según la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

“Quienes deberían estar presos son los oficiales Martín García y Erwin López, porque en nuestro país la tortura está prohibida”, sostuvo el abogado de la CPDH, Pablo Cuevas, ante periodistas.

Nicaragua vive actualmente la crisis más severa de su historia en tiempos de paz, como producto de múltiples protestas contra Ortega desde abril pasado.

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) ha responsabilizado al Gobierno de “más de 300 muertos”, así como por ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual.

Ortega ha rechazado cada señalamiento e insiste en que todo se trata de un “golpe de Estado”.

Las manifestaciones contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de 11 años en el poder.

...

Notas Relacionadas