Yessenia una mujer trabajadora

Desde pequeña ha tratado de seguir los buenos ejemplos que observa

Yessenia trata de darle un buen ejemplo a sus hijos. Ellos también disfrutan estar en el mercado después de la escuela. HOY/FOTO: Manuel Esquivel

HOY

Si a Yessenia Vargas Aguilar, le preguntan qué opina del mercado Oriental, con mucho entusiasmo responde que es el centro de compras que más oportunidades de salir adelante le da a las mujeres.

Vargas nació y creció en el Oriental. Desde pequeña observaba a todas las mujeres que llegaban a trabajar cargando canastos, otras en ferretería, o bien limpiando maquinarias, labores que son tachadas “solo para hombres”. Dice que no escuchó comentarios ofensivos al contrario, en este mercado desde siempre se ha aplaudido el esfuerzo de cada una.

Yessenia a sus diez años empezó a sentir una gran pasión por el comercio. Su mamá vendía comida en su hogar, y su papá salía a vender de forma ambulante. Ambos todavía trabajan en el centro de compras.

“Mis padres me enseñaron el valor del trabajo, en el Oriental sí se puede aprender buenos modales, mis dos hermanos y yo somos personas de bien, esforzadas, que tratan de salir adelante por nuestras familias”, refiere.

Observadora

La mujer de 36 años, indica que cuando era una adolescente de 17 años tomó la decisión de independizarse y empezar a trabajar.

“Aprendí de belleza observando a otras mujeres que venían al sector a realizar el pedicure y manicure a las comerciantes, ellas andaban todos sus instrumentos en bolsos, y decoraban las uñas de una forma novedosa en ese entonces, yo me arriesgue, empecé a practicar dibujando en cuadernos, descargaba de internet diferentes diseños y con el tiempo se me fue haciendo fácil, entonces me fui a promocionar a los distintos tramos, ahora tengo mis clientes, cuenta.

Además de hacer pies y manos a domicilio, Vargas tiene un pequeño tramo donde vende trastes de plástico. Con todas sus ganancias, ha logrado mantener a su familia estable económicamente.

Una mujer esforzada
Aunque Yessenia no es la única mujer que realiza este tipo de trabajo a domicilio, se ha ganado la confianza de los clientes, por el entusiasmo que le pone a cada cosa que hace.

A los clientes de confianza les hace el trabajo al fiado, cuando no tienen para pagar en el momento. Esta mujer lleva mercadería a su negocio en base a la temporada del año. Actualmente ofrece lentes de sol para la playa.

 

...

Notas Relacionadas