Pasadas oscuras y tenebrosas

Los compradores evitan pasar por algunos callejones del mercado debido al temor a ser asaltados

Estos lugares aumentan el peligro en horas de la tarde, cuando los comerciantes están cerrando sus tramos. HOY/FOTO: Manuel Esquivel

HOY

La inmensidad del mercado Oriental aterroriza a muchas personas. Alguien que no maneja que el centro de compras tiene una extensión mayor a las 140 manzanas de tierra, según datos de la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema), puede caminar de un sitio a otro, sin tener noción de dónde exactamente se encuentra.

Aunque el mercado Oriental, sea considerado el centro de compras, donde uno encuentra todo más barato, hay quienes prefieren evitarse la fatiga de entrar pues temen ser víctimas de la delincuencia.

Según relata Javier Gómez, comerciante en este centro de compras, en el Oriental se encuentran una gran cantidad de callejones oscuros y tenebrosos, en los que ni el propio agente de seguridad se arriesga a entrar.

“La mayoría de esos callejones están en medio de tramos vacíos, el dueño se fue, deja el rótulo de alquiler, pero nadie le hace caso porque la zona es muerta, quienes no conocen se meten ahí, y más adelante está el delincuente esperándolo con un puñal, para robarle, ahí no hay ni para donde correr”, cuenta Gómez.

Estrategia

El comerciante asegura que estos callejones “sombríos” abundan principalmente en el costado norte de la antigua Azucarera, y en el sector de la ropa usada por el Gancho de Caminos.

“Por la tarde las gancheras están fijo cerca de esos lugares, tienen sus mañas para engañar a la gente, cuando notan la presencia de algún novato que anda buscando algún sitio, los guían hasta ahí y hacen su  trabajo, creo que las autoridades deberían de hacer algo por recuperar la vida de esos espacios”, menciona el comerciante.

Gómez asegura que por la mala fama que tienen estos pasillos, algunos que sí tienen negocios, pierden de vender.

“La gente puede notar a lo lejos el negocio de algo en especifico que andan buscando, pero no entran, ahí en el Gancho de Camino varios negocios de celulares y electrodomésticos se quedan en el aire, porque son pocas personas las que entran por el miedo, porque esos callejones tienen mala pinta, por uno las pagamos todos”, dice el vendedor.

Mayor atención
Los comerciantes aledaños a este tipo de callejones piden el apoyo de las autoridades correspondientes para que cubran estos sitios y así los pobladores puedan tener la confianza de ingresar en ellos.

Algunos propusieron que en esos espacios las autoridades deberían colocar a vendedores ambulantes y así se disminuya el caos de las entradas principales.anda en esta época de verano”, expuso Betanco.

 

...

Notas Relacionadas