Sobrevivió a ataque porque le lanzó casco a su victimario

La víctima se recupera tras sufrir heridas en su cuello, en la frente, manos y piernas. El agresor está grave luego que intentara suicidarse

navajazos

La víctima escapó de su agresor con múltiples navajazos. La casa donde ocurrió el ataque, ubicada en Tipitapa, permanece cerrada con cinta amarilla. HOY/Wilih Narváez

HOY

Brincando sobre un sofá y también corriendo en el angosto perímetro de una casa construida con láminas de zinc, así Rosa Isabel Mejía Rivera, de 32 años, no quedó acorralada ante su esposo, que pretendía matarla con una navaja.

Agarraba trapos y se los lanzaba. En su cuello ya tenía una profunda cortadura, también navajazos en la frente, manos y en sus piernas.

Pero luchó contra el violento el sujeto, a quien lo venció cuando se armó de un casco de una motocicleta y se lo tiró hacia la cabeza.

La puerta delantera de la humilde vivienda, ubicada en la comarca Los Trejos de Tipitapa, estaba enllavada, pero ella aprovechó para escapar por la puerta trasera y así fue auxiliada por sus vecinos, quienes ya habían escuchado sus gritos.

Eso fue lo que le relató la sobreviviente a su hermana Blanca Rivera Narváez, cuando le preguntó cómo había escapado del agresor.

La mujer salió de su casa con el cabello mojado de sudor y de sangre, la que también impregnó casi por completo su vestido floreado.

Una vecina, que prefirió omitir su nombre, contó que sentaron a la víctima y le colocaron una sábana en el cuello para detener la sangre, luego fue llevada al hospitalito Yolanda Mayorga, de esa localidad. Posteriormente fue remitida al Hospital Alemán Nicaragüense.

“Está en sala de recuperación y fuera de peligro gracias a Dios”, dijo doña Blanca, quien vive en un barrio ubicado a casi dos kilómetros del sitio del ataque.

“Cuando yo le pregunté (a Rosa) me dijo: ‘quería que vivieran (sostener relaciones sexuales)’”, anadió.

La noche del martes que ocurrió el cobarde ataque, el agresor Bismarck Antonio Solano Rodríguez intentó suicidarse y se realizó una profunda herida en el cuello.

Navajazos
Rosa Mejía, junto a su esposo y agresor Bismarck Solano. HOY/Cortesía

Lago de sangre

“Abrieron (la puerta), yo miré y estaba el lago de sangre. Y dije que lo llevaran (a Bismarck) porque es un humano, que si quedaba vivo que pague y si no, pues es la voluntad de Dios que se encargue”, relató Blanca.

El agresor estaba semidesnudo.

La víctima hace un mes le había pedido a su esposo que se separaran.

También le hizo la propuesta de vender la casa y que se repartieran el dinero, pero este no quiso aceptar.

“Esta casa ni a vos ni a mí te va a quedar”, le habría contestado en esa ocasión.

Rosa Isabel Mejía es ama de casa y madre de cuatro mujeres y un varón.

En Cuidados Intensivos

El agresor Bismarck Antonio Solano Rodríguez, de 42 años, permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Alemán Nicaragüense por la herida profunda que se hizo en el cuello.

La pareja tiene ocho años de estar casada y no procreó hijos.

Navajazos
Investigadores de la Policía de Tipitapa, llegaron el miércoles al Hospital Alemán Nicaragüense donde permanece internada la pareja. HOY/Archivo

 

...

Notas Relacionadas