Javier Robles, empecinado en crecer: “Me gustaría volver a ganar el liderato de bateo”

Javier Robles desnuda sus deseos: ser campeón bate del certamen. Ya lo hizo en 2016 y 2017, pero parece no conformarse. “Siempre quiero más”, reflexiona.

Javier Robles, del Bóer, registro 19 juegos seguidos conectando de imparables en LBPN. Foto. Jader Flores

Javier Robles se ha convertido en el principal respaldo ofensivo de los Indios del Bóer. HOY/ Jader Flores

Iniciando el nuevo Campeonato Superior de Beisbol, Javier Robles desnuda sus deseos: ser campeón bate del certamen. Ya lo hizo en 2016 y 2017, pero parece no conformarse. “Siempre quiero más”, reflexiona.

“Vamos muchacho”, le dijo el mánager Ronald Tiffer a Robles el jueves, cuando le entregó el uniforme para la presente campaña. El halago, más para un joven con la proyección que tiene, deviene en vitamina para su crecimiento.

Después de sorprender con su rápido establecimiento, al punto de convertirse en una pieza de importancia dentro de la Selección Nacional de Beisbol, Robles profesa la sana ambición de avanzar sin frenos y hasta se asusta de sí mismo.

“No sé decir si he alcanzado mi tope. De lo que puedo dar fe es que estoy viviendo los mejores años de mi carrera, cada día me sorprende mi nivel de juego, pero quiero ir por más”, confiesa el pelotero.

Florece en todo tiempo

El caso de Robles es como la tierra fértil que va dando fruto más allá de lo esperado. En 2016, siempre al servicio de los Indios del Bóer, alcanzó el título de bateo con .374, como consecuencia de 153 imparables en 409 turnos al bate.

Sus números representaron un bombillo encendido, al pasar por encima de bateadores caracterizados.

“Siempre es grandioso caer en esas peleas por el liderato. Uno lo va dando todo, piensa en eso y trabaja duro para que las cosas vayan saliendo bien”, comenta el patrullero derecho de 23 años.

Un año más tarde, en 2017, en un alarde de consistencia, Robles promedió .365, por 126 cohetes en 345 turnos, sacó la pelota del parque en 14 ocasiones y remolcó 68 carreras.

“Este año la competencia será dura. Hay muchachos que de igual manera han ido creciendo, como es el caso de
Benjamín Alegría, Enmanuel Meza, Norlando Valle, Bismarck Rivera e Iván Hernández —no tan joven—, de Chontales. A estos nombres hay que agregar los que ya son considerados bateadores de mucha tradición”, comenta Robles.

Posterior a tal acumulación de cifras, se sostuvo en una pelea constante en la Liga Profesional y al final quedó con .354 y con el premio de líder.

“Me encantó”

A Robles lo llena de orgullo haber jugado la serie amistosa contra Cuba entre el 23 y 25 de febrero, la que a la vez le sirvió al conjunto nacional para calibrarse de cara a los Juegos Centroamericanos de Barranquilla, Colombia, en la segunda quincena de julio.

“Fue una experiencia bonita, me encantó. Si bien es cierto que no pudimos sacar ninguna victoria, siento que lo dimos todo, peleamos y personalmente la serie me dejó un grato recuerdo”, concluyó Robles.

...

Notas Relacionadas