Cómo motivar a los pequeños del hogar para que asistan a la escuela

Adaptarse al preescolar puede ser difícil para cualquier pequeño

HOY/Istockphotos.com

Ayer dio inicio en el país el año escolar 2018, fue notorio ver lo motivado que muchos niños se veían por estrenar sus mochilas, cuadernos y demás útiles escolares por el regreso a las aulas de clases, pero hay otros quienes en vez de estar felices lloraron porque papá y mamá lo dejara solos en su primer día de clases. La adaptación al colegio es un proceso, pero los padres deben de aprender a motivar a los pequeños para que su experiencia sea divertida y sin problemas.

Niños como Pablo, María, José dirán que no puedo ir a la escuela porque están enfermos. Así como ellos otros encontrarán miles de pretextos para no ir a clases, sobrarán los caprichosos y hasta lloran con tal de salvarse del profesor. Esto puede acabar y aunque no lo creas puedes lograr que tu pequeño vaya a su escuela con gusto y alegría. Todo dependerá del estímulo que reciba tanto en el nivel inicial como en primaria y secundaria.

Prácticas

Adaptarse al preescolar puede ser difícil para cualquier pequeño. Es probable que algunas actividades como merendar y hasta jugar con los demás le resulten complicadas. Por ello, los padres pueden ayudarlo haciéndole sentir que es parte de un grupo.
Por ejemplo, la madre puede reunirse con otras mamás cuyos hijos tienen edades similares para que compartan. Otra alternativa es inscribirlo a una clase de arte, música o baile donde logren tener convivencia con otros niños.

Es normal que un niño pequeño de dos o tres años tenga la angustia de separarse de sus padres y lo manifieste con llanto. Por ello, es importante animarlo. Más que decirle algo, es cómo se lo dice y que esas palabras de aliento, como ‘es lindo’, ‘te va a encantar’, ‘jugarás con otros niños’, vayan con una actitud positiva y de entusiasmo.

HOY/Istockphotos.com

Si una madre llora delante del niño cuando lo deja en el colegio le transmite miedo y pena, lo que significa una actitud negativa.
Si los progenitores son activos y se muestran contentos, los niños interpretarán esa actitud y se sentirán estusiasmados desde la casa. En primaria, el menor comprenderá mejor el objetivo del colegio. El ingreso a la escuela no tiene que ser traumático.

Los adultos deben señalarle que el colegio es una continuación de sus actividades y que ya tiene deberes y responsabilidades que cumplir. Algunos padres optan por darle premios a su hijo antes de que comiencen las clases o al finalizar el año. Para las profesionales esto no es positivo, ya que el niño verá sus estudios como un camino a la recompensa y no así como un objetivo de vida.

Lea: Una lonchera con muchos nutrientes para que crezcan sanitos

Propósitos

Para que los pequeños se sientan estimulados es importante que papá y mamá hablen con ellos de los retos que les gustaría conseguir este inicio de año escolar, como aprender a hacer una manualidad, sacar algún curso de idiomas, terminar antes los deberes, entre otros. Los padres deben apoyarlo en estos propósitos y mostrar toda su confianza en que lo lograrán para obtener buenos resultados.

HOY/Istockphotos.com

Paso a paso

1. Actitud positiva. Si los padres están de mal genio o tristes, no es aconsejable que lo exterioricen delante de su hijo. No se puede pedir positivismo y buen ánimo de retorno a clases con esa actitud.
2. Apoyo en casa. En un hogar donde se fomentan la curiosidad, las preguntas y la exploración, un menor recibe el mensaje de que los estudios valen la pena y que son una fuente de satisfacción y desarrollo personal.
3. Recuerde anécdotas. Es bueno recordarles las experiencias pasadas o acontecimientos divertidos vividos en el colegio el año anterior.
4. Habla sin agobiar. Los padres deben estar siempre accesibles para cuando el niño quiera hablar de sus sentimientos y experiencias con relación a la vuelta al colegio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas