Cheslor se marcha al Spring Training con los objetivos claros

Este miércoles el costeño partió hacia Arizona para reportarse al Spring Training con los Reales de Kansas City

Cheslor Cuthbert bateó .375 en el spring training, pero no se quedó en el equipo. HOY/ARCHIVO

HOY

El sol todavía no llenaba con sus rayos la madrugada, y Cheslor Cuthbert ya estaba ahí, con una pequeña mochila en hombros y arrastrando un equipaje negro. Este miércoles el costeño partió hacia Arizona para reportarse al Spring Training con los Reales de Kansas City, organización en la que desea afianzarse como patrullero de la tercera almohadilla.

“Ya mañana comienzo a entrenar”, anunció Cheslor. “Los coaches están allá (Arizona). El equipo llega en dos semanas, a mediados de febrero, pero yo voy a estar haciendo pesas por mi cuenta”.

De andar pausado y de pocas palabras, él, quien es uno de los tres nicaragüenses activos en las Grandes Ligas, sabe que al 2018 debe arrancarle la titularidad del juego, para ir regando su futuro, y aunque algunas movidas le han abierto el camino para establecerse, insiste en que trabajará duro para no ser un residente del banquillo.

Saludable

“Gracias a Dios me siento bien físicamente, y ahora me toca llegar a allá (Arizona) y enseñar lo que siempre he enseñado, hacer las cosas bien, ayudar al equipo y que me den el chance”, comentó Cheslor, quien fue despedido entre abrazos por sus dos hermanas: Nadeska y Lyska.

Poco o nada se tardó Cheslor en pasar por el control migratorio, es un personaje distinguido al que se le valora el tiempo, pero de igual forma sigue mostrándose humilde, accesible, lejos de la fama corrosiva que lleva a separar a las personas en grupos.

“Lo mejor que me puede pasar en el 2018 es quedarme en el puesto (…) Desde que llegué en 2009 a Kansas mi mente ha estado igual, el equipo me trata con cariño, siempre me están llamando, preguntándome como estoy, nada ha cambiado”, comentó el pelotero de 25 años.

Cheslor Cuthbert tan solo ríe tras conectar jonrón con las bases llenas. Foto. Carlos Valle

En ese mundo de exigencias llamado Grandes Ligas, las evoluciones son importantes. Cheslor, por su parte, está interesado en pulirse de forma global, defensa y bateo, porque al parecer lo que menos necesita tratamiento es su motivación, ya que la muestra intacta.

Camino abierto
“Dejar a la familia siempre duele, pero uno tiene que saber que el futuro de uno está en Estados Unidos, uno tiene que ir, prepararse y que así ellos tengan una vida mejor”, añadió el número 19 de Kansas City.

Las posibilidades de que Cheslor alcance la titularidad se ha agrandado, ya que Mike Moustakas sigue en la agencia libre, al igual que Eric Hosmer, el primera base, y la reciente transferencia de Brandon Moss a los Atléticos de Oakland, le deja el espacio libre hasta para bateador designado.

“Fuimos buenos compañeros, a Moss lo cambiaron. Ahora el equipo nos va a dar el chance a nosotros (peloteros jóvenes) y solo espero tener un buen spring training”, concluyó. Ha iniciado otro tramo del camino para Cheslor, desde que fuera subido a la “Gran Carpa” el 7 de julio del 2015.

El año pasado, víctimas de lesiones y de los espacios llenos, el costeño vio acción en pocos partidos. Estableció un promedio de .231 en 58 juegos, por 33 hits en 143 turnos al bate.

...

Notas Relacionadas