Enrique Ramos tiene ganas de aprender más sobre mecánica

Desea tener su propio taller de mecánica

taller, joven, diriamba, emprendedor

Enrique Martín Ramos Campos, desde los 18 años se dedica a reparar aparatos eléctricos. HOY / Mynor García

HOY/ Carazo

Una licuadora fue el primer aparato que reparó Enrique Martín Ramos Campos, a quien todos conocen como “La Flor”, en el barrio 26 de Febrero de Diriamba.

Por ese trabajo se ganó 60 córdobas. Sus deseos de aprender más lo llevaron a estudiar una carrera técnica en Electricidad Industrial en el Instituto Tecnológico de Jinotepe.

Como todo principiante, su función al inicio en un taller de Managua era asistir a su tío Miguel Campos, con las herramientas que se utilizarían en la reparación del sistema eléctrico de los vehículos.

Pero su tío tuvo que emigrar a Panamá en el 2010 y el chavalo tuvo que empezar a trabajar por cuenta propia y con sus ahorros compró algunas herramientas.

“Combiné la teoría con la práctica y me metí después a realizar trabajos de mecánica moderna, todo lo relacionado con el sistema computarizado de vehículos. Lo primero que hice fue reparar un arranque, le cambié la masa que estaba recalentada y los carbones que estaban desgastados y el carro encendió”, contó Ramos.

En un día bueno de trabajo se puede ganar 2,000 córdobas, pero a veces solo consigue para los gastos de transporte y alimentación.

“A mí no me gusta aprovecharme de mis clientes, siempre les digo la verdad y cuando no encuentro la falla, los mando a un taller que tienen equipos más avanzados”, expresó Enrique, quien tiene 24 años.
Uno de sus sueños es tener su propio taller.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas