Niño beisbolista nicaragüense Jarold Montealto tiene un ángel en el cielo

Jarold Montealto cuenta que su papá aún logró verlo jugar en el Mundial de Beisbol Sub-12 en Taiwán a finales de julio del presente año. En dicha cita, Jarold también brilló. 

El niño Jarold Montealto junto a su mamá Yamileth Cantillano ayer en el parque Luis Alfonso Velásquez Flores. Foto Rosa Membreño.

Desde hace un mes, el niño Jarold José Montealto Cantillano, quien actualmente representa a Nicaragua en el Campeonato Panamericano de Beisbol Sub-12 en Managua, tiene un ángel en el cielo.

Y es por eso, que su Juego Perfecto ante Perú, labrado el sábado en el parque Luis Alfonso Velásquez Flores en el inicio del Panamericano, es difícil de olvidar, porque fue dedicada a su papá: Jarold Montealto, quien hace un mes falleció.

“El juego se lo dediqué a mi padre que está en el cielo hace un mes. Desde que me dijeron iba a pichar se lo dediqué a él, me siento alegre de dedicárselo”, manifestó el niño, mientras su mamá Yamileth Cantillano trataba de aguantar las lágrimas.

Montealto, originario de de la comarca Apompoá, municipio de Potosí del departamento de Rivas, fue el abridor del primer partido de Nicaragua en el Panamericano y tiró tres entradas de siete ponches y enfrentó a nueve bateadores, en tanto, Nicaragua conectó 14 imparables, dejó a cuatro corredores en base, negoció cinco boletos y se ponchó en dos ocasiones.

Montealto cuenta que no sabía lo que es taba logrando, hasta que sus compañeros de equipo se lo dijeron.

“Yo no sabía que iba a tirar juego perfecto cuando me dieron la oportunidad de abrir. Mis compañeros de equipo me decían que estaba bien, ni sabía que era un juego perfecto, pero me empeñé en seguir lanzando bien”, relató el niño.

Apoyo incondicional

“Desde las gradas motivaba a mi hijo y cuando terminó el partido corrí hasta él, lo abracé y lloré de emoción. Su padre fue el que lo motivó a practicar el beisbol y quería que llegara muy alto y con la ayuda de Dios y mi familia lo ayudaré a salir adelante”, afirma Cantillano emocionada.

Jarold cuenta que su papá aún logró verlo jugar en el Mundial de Beisbol Sub-12 en Taiwán a finales de julio del presente año. En dicha cita, Jarold también brilló.

“Mi meta es llegar a Grandes Ligas, es algo que quería mi papa y voy a luchar por eso”, finalizó el niño.

Se gradúa

El niño Jarold Montealto se gradúa este año de sexto grado en el colegio Sofonías Salvatierra y además de jugar en Grandes Ligas también desea graduarse de ingeniero agrónomo.

...

Notas Relacionadas