La magia de los besos y cómo influyen en las relaciones

En las relaciones sexuales esta es una práctica que apasiona y ayuda a las parejas a llegar al clímax. Lea más detalles de este tema aquí.

El poder de los besos y el sexo. HOY/Thinkstockphotos.com

 

HOY

¿Recuerda el primer beso que dio en su vida? Aquellos sentimientos cruzados al sentir el roce de otros labios junto con los suyos, las piernas temblorosas, las manos sudadas y el estómago revuelto, como lleno de “mariposas”.
Sí, todos pasamos por eso, y algunos conservan ese recuerdo como un tesoro, un momento casi mágico, y para otros fue solo el inicio de los cosquilleos sexuales que todo ser humano debe tener.

Según un artículo publicado en lamagiadelossentidos.com, besar tiene su propia ciencia: la Filematología, la “que se dedica a estudiar cuáles son las reacciones que se producen en nuestro cuerpo cuando besamos o somos besados; como, por ejemplo, que cuando besamos siempre giramos la cabeza a la derecha debido a que en nuestras últimas semanas de gestación y lactancia la girábamos en ese sentido; o que siempre cerramos los ojos debido a que al dilatarse las pupilas, el cerebro nos impulsa a entornarlos”.

El artículo refiere que con los besos hay tres sentidos que están presentes: el gusto, tacto y olfato.

“Cada sentido por separado es capaz de producir una fuerte reacción emocional y química que provoca cambios asombrosos en el organismo”, cita la página.

Un dato interesante, presentado en el mismo, señala que la saliva masculina tiene testosterona que, transmitida a la mujer mediante los besos, aumenta su deseo sexual. Es decir que mientras más duradero y húmedo sea un beso, más testosterona recibirá la mujer y más deseo sexual experimentará.

Conexión sexual

El médico sexólogo, doctor Oscar Espino señala que en sí los besos (apasionados) son un estímulo certero de las relaciones sexuales.

Está tan conectado el asunto de los besos con la sexualidad, que el médico afirma que la persona que besa bien, también es bueno o buena en la cama.

“Los besos desde la antigüedad se han considerado como una manera de estimularse sexualmente… Besar es una de las maneras naturales de aumentar los niveles de oxitocina en el cuerpo. Pero hablamos de los besos apasionados en la boca”, expresa el médico sexólogo.

Añade que uno de los secretos de los besos es que además de aumentar la oxitocina en el cuerpo, baja los niveles del cortisol en la sangre, es decir la hormona del estrés. Por lo tanto, se puede decir que besar desestresa a las personas. Esta afirmación la sustenta el doctor Espino con un estudio hecho hace unos siete años por otro médico, donde varias parejas fueron puestas a prueba y presentaron bajos niveles de esa hormona tras una sesión de besos apasionados.

Uno de los placeres más ricos de la vida es el sexo, así que disfrútelos sin tabúes. HOY/Thinkstockphotos.com

Además, el sexólogo cree que la práctica de los besos se debe mantener en la pareja, además de los abrazos y expresiones de amor, para mantener viva la pasión en ambos. Considera que las parejas deben luchar por evitar llegar a extremos donde ninguno de los dos no quiera ni tocarse las manos.

“Lo importante en este caso es la prevención, mantener siempre los besos y abrazos, ser positivo con al pareja. Ayudar a la oxitocina a estar a niveles elevados. La misma oxitocina es la hormona de la monogamia y la fidelidad. Eso hay que aprovecharlo”, finaliza el médico.

Importancia

Para el psicólogo Julio Jiménez, los besos son importantes por que se demuestra el afecto, amor o pasión hacia la otra persona con ese simple roce de los labios. Es cariño puro, demostrado en acción.

“Son importantes las muestras de afectos como estas, pues hacen que la relación se fortalezca… Las parejas que solo pasen peleando y han cambiado las caricias por los pleitos deberían practicar este tipo de actividades de amor”, señala el psicólogo.

Además dice que cuando las parejas ya no se quieren besar es un síntoma que denota que la relación está gastada o se está acabando, por lo que recomienda a las personas no perder el hábito de besar a su pareja, sin importar el sitio donde lo haga, pues para el amor no hay límites de expresión.

Vínculo afectivo

Besarse refuerza el vínculo afectivo de la pareja favoreciendo las relaciones a largo plazo, porque involucra los tres sistemas cerebrales diferentes que permiten el emparejamiento y la reproducción: la atracción sexual, regida por la testosterona; el amor romántico, regido por la dopamina, y el apego, regido por la oxitocina que fomenta la unión, permitiendo a una pareja permanecer unida suficiente tiempo como para criar hijos.

Fuente

Doctor Oscar Espino, urólogo y médico sexólogo. Teléfono: 2268-6776. Psicólogo Julio Jiménez: 8812-9481.

La ciencia del beso: http://bit.ly/2zjGWD4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas