Cuestión de mujeres: ¿El tamaño del pene importa?

Ese complejo masculino de tener el pene grande o pequeño, y no saber cómo lo prefieren ellas. Todo eso y otros datos sobre la vagina revelados acá

Impotence concept. Woman in bed is waiting for her lover who is looking inside underwear.

HOY
Muchas mujeres podrían jurar en público que el tamaño no tiene nada de importante, dirán que “no importa la varita sino la habilidad del mago” o calmarán la pena de haberse topado con un portador de pene pequeño con frases de autocomplacencia del tipo “más vale chiquitita y juguetona que grande y tontona”.

Pero si bien las mujeres tienen claro que una buena sexualidad no depende del centímetro, la que dice que el tamaño no importa nada de nada, sabemos que miente.

La Universidad Nacional Australiana con sede en Canberra, demostró que las dimensiones del pene contribuyen a seducir a las mujeres. He ahí el principio de esta cuestión desde tiempos remotos.

Los biólogos creen que antes de que el Homo Sapiens usara ropa, las mujeres utilizaban el tamaño del pene como un factor a la hora de elegir al mejor compañero para reproducirnos.

Pero, también desde tiempos remotos, las mujeres buscábamos algo más. Además de privilegiar los penes grandes, también nos sentimos más atraídas hacia hombres altos, con hombros anchos y caderas estrechas.

En la misma universidad intentaron demostrar si esto seguía siendo así en épocas actuales. Entonces se les hizo un pequeño test a 105 mujeres jóvenes de 26 años en promedio, en dondese les mostraron 50 imágenes con siluetas de hombres de diferentes tamaños y anatomías, con el pene erecto y en reposo. Frente a estas imágenes, las participantes debían responder anónimamente al presionar las teclas.

“El tiempo medio de respuesta para cada imagen de la mujer fue muy rápido, menos de tres segundos”, dijo Bob Wong, un biólogo de la Universidad.

Los investigadores creen que la selección femenina, a través de millones de años, puede haber causado que los hombres hayan desarrollado penes más largos durante la evolución humana. Esta elección puede ser el resultado de una preferencia estética o por la obtención de un mayor placer durante relaciones previas.

En conclusión, si un hombre tiene cuerpo de pera y pene grande, no resulta atractivo. Tampoco si tiene un cuerpo sumamente musculoso y de espalda ancha con un micro pene. De acuerdo con la Academia Nacional de Cirugía de Francia, la longitud media del órgano masculino en reposo es de 9 a 9.5 cm y 12.8 a 14.5 cm en erección.

Pero recordemos que cuando otros factores influyen en la relación de pareja, como por ejemplo el amor, el enamoramiento, el respeto, la estima, el tamaño queda a un lado.

Hombres acomplejados
La influencia del tamaño del pene en la satisfacción sexual, en el sentido puramente físico de la frase, solo tendría cabida en el caso de los micropenes (aquellos cuyo tamaño en erección es inferior a los 6 centímetros). Pero la pregunta puede tener mucho más recorrido, dando lugar a los consabidos matices.

Y es que, como explica Francisca Molero, codirectora del Instituto de Sexología de Barcelona, aunque el tamaño de los genitales no influye en la satisfacción sexual, sí que pueden influir los complejos.

De hecho, uno de los aspectos más importantes para garantizar el placer en una relación sexual es la seguridad en uno mismo.

“Cuando un hombre piensa que tiene un pene pequeño, este complejo repercute en el modo en el que interacciona con sus posibles parejas, independientemente de que sean esporádicas o estables”, explica la experta.

Una de las alertas en este sentido podría ser crearse falsas expectativas y sensación de malestar cuando uno se compara con modelos o actores que aparecen en películas eróticas o pornográficas.

“Hay que tener en cuenta que en las películas el tamaño del pene puede mostrarse distorsionado o percibirse mucho mayor al que pudiera tener en realidad, debido a la perspectiva, al plano, a la iluminación e incluso en algunos casos al consumo de fármacos para potenciar la erección”, comenta Molero.

La educación sexual y la práctica de habilidades emocionales que refuerzan la autoestima permiten minimizar desde la infancia los complejos relacionados con el tamaño del pene. Añadiendo que la autoestima es otro factor en el asunto.

“La sexualidad no es genitalidad. Es algo que tiene que ver tanto con el cuerpo como con la mente, pues el cerebro es el mayor órgano sexual que tenemos”, comenta la sexóloga.

Se adapta

La vagina se adapta a todo tipo de tamaños de pene, pero si es habitual que a una mujer le preocupe más o le retraiga más pensar que el pene de su pareja es demasiado grande y que la relación sexual puede resultarle dolorosa.

La vagina de una mujer se comporta de acuerdo al órgano viril del hombre. De esta manera, si es pequeño, sus labios salen para facilitar el ingreso y si es largo, por el contrario, se retira hacia adentro. Cuando se trata de un pene grueso, se dilata y si es delgado, se contrae para rodearlo.

Un ejercicio recomendable para que las mujeres conozcan mejor sus genitales es el de Kegel. El mismo consiste en contraer en forma reiterada los músculos vaginales, para fortalecerlos. Pueden sentirse sus beneficios y compartirse con la otra persona durante el acto sexual.

 

...

Notas Relacionadas